2005/11/18

Finkielkraut manipulado


Ayer, 17 de noviembre, el diario ABC publicaba una entrevista con Alain Finkielkraut traducida de Le Figaro del día 15. Queremos comentar el caso no sólo porque ilustra bien a qué extremos de manipulación puede llegar nuestra prensa en los altares de la corrección política, sino también porque las opiniones de Finkielkraut sobre lo que está sucediendo en Francia son de sumo interés, como podrá comprobar el lector que siga este archivo hasta el final.

La veracidad en cualquier medio escrito exige que al reproducir un texto cualquiera omitiendo pasajes se señalen las omisiones de alguna manera, bien explicitándolo con palabras, bien mediante la simple indicación (...), como hasta ahora ha hecho Martinito y seguirá haciendo. Pero al parecer es mucho pedirle a ABC, que ha suprimido de dicha entrevista todo lo que ha estimado conveniente sin la menor advertencia al lector. Y casualmente son algunos de los mejores pasajes: véase lo publicado en el diario español aquí, y el original francés aquí.

¿Y qué es lo que subrepticiamente censura ABC? Pues cosas como éstas, y no pretendemos ser exhaustivos:

En la primera respuesta de Finkielkraut, donde atribuye a un libro de Brenner lo que menciona a continuación, el original decía textualmente: "...Les Territoires perdus de la République, o el informe de junio de 2004 del Ministerio de Educación Nacional sobre los signos y manifestaciones de pertenencia religiosa en ciertos establecimientos escolares de los barrios difíciles. Ahí nos enteramos en particular de que la enseñanza de la historia", etc.

Seguidamente ABC suprime del todo una pregunta con su respuesta. Helas aquí: "--Algunos han llegado a hablar de 'guerra civil'. ¿Qué piensa usted?. --No existe hoy guerra entre los franceses de origen y los otros, ni siquiera entre la Francia de las ciudades y la de las barriadas. El primer objetivo de los violentos son sus vecinos. Y son éstos quienes reclaman la restauración del orden republicano. La simpatía hacia los vándalos está mucho más extendida entre los progres ecologistas [les bobos écolos] que circulan en bici por París que entre los automovilistas pobres del [barrio] 9-3."

Después, en la respuesta a "¿La cultura de la excusa?", Finkielkraut acababa diciendo: "... y las 'tías'. Paradoja terminal: los enemigos de nuestro mundo son también su caricatura última. Y lo que habría que poder reinstaurar es otro sistema de valores, otra relación con la época. Pero ese poder no está en el poder de los políticos".

Más adelante, la respuesta que empieza diciendo: "Si esos territorios estuvieran abandonados", tampoco acababa en "el balón", sino así: "...el balón. La quemazón de la vergüenza es el comienzo de la moral. La victimización y la heroicización son una invitación a reincidir".

Para terminar, ABC omite totalmente la pregunta y respuesta finales de Le Figaro: "--¿Es el modelo francés de integración lo que está en crisis? --Se habla mucho del fracaso del modelo republicano de integración. Es absurdo. La escuela republicana murió hace mucho tiempo. Lo que hace agua es el modelo posrepublicano de la comunidad educativa supersimpática e inmersa en lo social. Modelo desdichadamente indestructible porque se alimenta de sus fiascos. A cada fracaso reacciona elevando la puja. Y va para largo: con desprecio de la verdad, la escuela francesa ahogará mañana la diversidad de las tratas de negros en el océano del buenismo antioccidental [de la bien-pensance anti-occidentale]. Se enseñará la colonización no como un fenómeno histórico terrible y ambiguo, sino como un crimen contra la humanidad. De ese modo se responderá al reto de la integración acelerando la desintegración nacional."

¿Son expresiones de racismo, de xenofobia, de incitación al odio lo que Le Figaro se atreve a publicar pero ABC considera impropio para el lector español? No: son simplemente opiniones morales y políticas.

Pero es que aún hay más, como anunciábamos al principio. Estamos ante algo así como una dilución homeopática, porque ya la propia entrevista de Le Figaro era una edición desnatada de las opiniones de Finkielkraut sobre el problema, que todo el que entienda algo de francés encontrará, expresadas el 6 de noviembre de viva voz y sin censura, en este inapreciable archivo sonoro.

Etiquetas: , ,