2005/12/09

La bestia echó a andar: hay que acabar con Finkielkraut

Salve, maestro, amigo, que acompañaste como nadie a este gocho enamorado con La Sagesse de l'amour, que le ayudaste a reconocer su responsabilidad moral con L'Humanité perdue, que hace casi veinte años, ¡en 1987!, supiste ver a qué infierno nos encaminábamos en La Défaite de la pensée: vienen por ti, no era ninguna broma lo de la corrección política y el pensamiento único, vienen por nosotros.

No podíamos sospechar, cuando el pasado 18 de noviembre publicamos en este blog la nota "Finkielkraut manipulado", que ese mismo día iba a comenzar su linchamiento a manos de eso que, de puro tontos y de puro ingenuos, aún ni siquiera sabemos cómo llamar: ¿la Gran Alianza? Ni ahora, porque el caso urge, podemos detenernos a traducir, extractar, resumir: tenemos que dar la alarma, tocar a rebato, y el que pueda que lo siga y se lo cuente a los demás.

Empiece, para hacerse una primera idea, por el artículo de Valeurs Actuelles; pase de ahí al de Desinfos; de ahí a la crónica más completa, la de Metula: pinche en todos los enlaces, haga todo lo posible por escuchar el innoble, increíble acoso ¡en Europe numéro 1!, y si quiere dejarlo, que querrá dejarlo porque no aguantará más, sepa que hoy mismo, en la que seguramente es la página principal de los musulmanes en Francia, muy apropiada y descaradamente llamada "Oumma", se da la "buena noticia" de que "el provocador racista" ya no va hablar en Lyon el 15 de diciembre sobre "lo laico, lo profano y lo sagrado", ni sobre ninguna otra cosa.

¿Pero qué bienes, qué armonías, qué concordias y justicias se nos están prometiendo, que lo primero que requieren es la renuncia a la verdad? ¿Pero dónde vas, Europa?


PD.- Al parecer el asunto Finkielkraut carece de importancia para la prensa española. Sólo José Javier Esparza lo ha tratado dignamente en dos breves artículos de "El Semanal Digital" (aquí y aquí), si bien dando la impresión errónea de que el filósofo se hubiera desdicho de sus primeras afirmaciones. La misma que da Carlos Semprún en Libertad Digital; ambos, suponemos, por no haber seguido el hilo completo de los hechos. Y eso ha sido todo, excepto la contribución de "La Razón" a la caza de brujas con una nota sin firma y otra firmada que se califican solas.

Etiquetas: , , ,