2007/01/14

Convencidos y convencidas... de lo listo que es ZP

¡Paz!, ¡paz!,¡ paz!, croan a coro todas las ranas y los renacuajos de nuestro charco.
Unamuno, Vida de Don Quijote y Sancho

La manifestación de ayer en Madrid concluyó con la lectura de una declaración donde la palabra paz aparece trece veces, la palabra esperanza siete veces y la palabra sueños cinco veces, pero ninguna vez la palabra justicia. En el texto, plagado de afrentas a la gramática (“estamos profundamente convencidos y convencidas”), patetismo barato y cursilería (“La muerte absurda, terrible, traicionera. La muerte infame, la muerte agazapada ante sus víctimas esperaba oscura, indolente en la modernísima terminal 4 del aeropuerto de Barajas”), sí había espacio, en cambio, para aludir al “sistema económico que decide quiénes son los dueños de las oportunidades”, a la pobreza, al “deterioro ecológico” y hasta a la Pachamama, que ya es.

Como grito final, este lema tan sorprendentemente revelador: “¡Un solo puño, un solo pensamiento y un solo corazón!”.

El pensamiento único y el puño cerrado salieron ayer a las calles de Madrid para pedir la paz donde no hay guerra y, de manera vergonzante pero diáfana, la continuación del “diálogo”, si no con los etarras, sí con sus portavoces batasunos, a los que tampoco se nombra en el manifiesto. No otro sentido cabe dar a la insistencia en las virtudes de “la palabra”, a partir de un epígrafe poético que sólo viene a cuento por llevar la firma de Octavio Paz en su libro “Libertad bajo palabra”: ahí si estuvieron sutiles (!) los autores del engendro.

Los que creímos que era posible recuperar el poder de la palabra para conquistar la paz.”
También de esta negación de la palabra fueron víctimas nuestros compañeros.”

Ni las armas, ni aquellos que pretenden instrumentar nuestro dolor, acabarán con la esperanza de que el ejercicio de la palabra traiga la paz y la libertad a lo largo y ancho del territorio español.”

Y, por si quedara alguna duda:

... no entenderíamos que los partidos que nos representan y en quienes depositamos nuestra confianza los ciudadanos, no hiciesen todos los esfuerzos necesarios para terminar con el terrorismo.”

Es decir: el “diálogo” iba bien, pero los etarras lo han estropeado (“¡Que ETA abandone definitivamente la violencia!”); convenzámosles de que tengan las manos quietas mientras seguimos negociando sus pretensiones. Exactamente lo mismo que sin disimulos tontos se pedía públicamente en Bilbao a la misma hora (“por la paz y el diálogo”).

El problema es que la paz sin justicia no es congruente con la libertad (palabra ésta sí espolvoreada sobre el manifiesto como el azúcar glas sobre la ensaimada), sino con la tiranía. Y el problema sigue siendo -respecto al País Vasco lo ha sido siempre- que no todos los españoles suscribirían la infamia de comprar su tranquilidad a cambio de la libertad de otros. Lo expresa muy bien Jorge Vilches:

En España, la progresía no cree que los nacionalismos totalitarios sean nocivos para la libertad. No. Creen que son doctrinas justas, respetables, legítimas e incluso progresistas. Y si existe gente repulsiva que mata por imponerlas y anula la libertad es un mero accidente. La solución del progre es convertir a los repulsivos en gente decente, a los terroristas en amables portavoces, en víctimas de un irresuelto problema sociopolítico.
El progre no comprende que la existencia de una banda asesina es la esencia misma de ese totalitarismo, y que el poder en manos de esa gente sería la eliminación de la libertad y de las personas que la reclamasen. El progre niega que los nacionalismos étnico-lingüísticos sean un problema; al contrario, afirma su superioridad moral sobre cualquier otra doctrina, ideología o planteamiento, incluso por encima de la libertad. ¿Hay que recordar que ser nacionalista o parecerlo es ya obligatorio, o conveniente, en muchas partes de España?

En las calles de Madrid no hubo ayer banderas españolas. Con buena lógica, puesto que toda esta operación de “conquista de la paz” pasa por la renuncia a la nación. Estamos, pues, donde ya estábamos cuando, a un año del 11-M, Pedro Insúa publicó el análisis del que hemos tomado la cita unamuniana:

Así tenemos, después del 14M, muy buenas relaciones con aquellas fuerzas políticas internas (secesionismo) o externas (Marruecos) que tratan de disolver la soberanía española (...).

Después del 14M pues, el «pueblo español» ya puede vivir «en paz». Una «paz» esta muy parecida a aquella que describía Locke: «En verdad que reinaría una paz admirable entre el fuerte y el débil, cuando el cordero ofreciera amablemente su cuello al lobo para que éste lo degollara», y continúa un poco más abajo, «Ante todo, es precisa una buena dosis de talento para llegar a entender cómo se puede ofrecer resistencia sin golpear, o como se puede golpear, pero con el debido respeto. Aquel que se oponga a un asalto con tan sólo un escudo en el que recibir los golpes y adoptando en todo ello una postura gravemente respetuosa [el famoso «talante»], sin una espada en la mano que le permita abatir la confianza y la fuerza del asaltante, pronto llegará al límite de su resistencia y verá que este tipo de defensa es el peor de los posibles. Es un modo de resistirse tan ridículo como el que nos citaba Juvenal: ubi tu pulsas, ego vapulo tantum ("Cuanto más me golpees, más recibo"). Y el éxito del combate será inevitablemente igual al que se nos describe en el mismo lugar: Libertas pauperis haec est: Pulsatus rogat, et pugnis concisus, adorat, Ut liceat paucis cum dentibus inde reverti. [Esta es la libertad del pobre: cuanto más golpes recibe, más suplica y cuando cae golpeado por los puños, más respeto muestra, para que le sea permitido volver con unos pocos dientes ]»(Locke, Segundo ensayo sobre el gobierno civil, ed. Austral, pp. 371 y 376.)

Esta es la «paz» y la «libertad» que ha logrado ZP para España: la paz de su disolución. En efecto, sin nación española, no puede verse España amenazada. Dicho de otro modo «muerto el perro, se acabó la rabia»... qué gran estadista ha descubierto España el 14M. (...)

Pues sí.

Etiquetas: , ,

1 Comments:

At 11:53 p. m., Blogger Ful el Blogcazas said...

Buen análisis. Me he leído el libro de Gustavo Bueno y me ha parecido un texto muy necesario de leer. Voy a enlazar tu blog, me parece que tiene calidad.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Ir a lo más reciente del blog