2007/04/05

26 de marzo en Bilbao

Han pasado diez días del suceso de Bilbao y ya se puede hacer balance sin peligro de que el estupor conduzca a conclusiones precipitadas. La enorme gravedad de lo de Bilbao no está sólo en lo que pasó el día 26, sino en lo que pasó y no pasó en los días sucesivos, y que en conjunto no vacilamos en calificar de la más descarada conculcación del derecho por parte de los poderes públicos que hasta ahora habíamos presenciado en la llamada España democrática. El lector podrá juzgar si exageramos o no a la vista de los datos que le invitamos a consultar.

El vídeo -o vídeos- de los hechos, aquí. Texto sobre los mismos, aquí. El agresor material, aquí. Una excelente crónica "desde dentro", aquí.

El PNV disculpa la agresión y calumnia a los agredidos, aquí. El gobierno vasco calumnia a los agredidos y les amenaza con acciones judiciales, aquí. La policía del gobierno vasco miente sobre lo sucedido, aquí. El Ayuntamiento de Bilbao se niega a condenar la agresión, aquí.

El Congreso no condena la agresión; así lo contaba la agencia EFE el día 27:

El PP no ha conseguido el apoyo de los demás grupos parlamentarios del Congreso para que la Cámara apruebe una declaración institucional de condena por la agresión de la que ayer fue víctima el dirigente del Foro Ermua Antonio Aguirre.

El texto propuesto por el grupo popular decía textualmente que el Congreso 'condena esta agresión y expresa su solidaridad con quienes son amenazados, insultados o agredidos por el ejercicio de sus derechos democráticos'.

También remarcaba que 'el respeto a la tolerancia, al pluralismo y a los derechos fundamentales reconocidos por la Constitución es el pilar básico de la convivencia pacífica en nuestra democracia', y añadía que 'quienes lo conculcan nos agreden a todos y merecen nuestra repulsa'.

Además, la declaración hacía hincapié en que este tipo de actos 'deben encontrar su adecuada respuesta en la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, así como en la acción de la Justicia, para que no existan resquicios de impunidad ante estas conductas antidemocráticas'.

El texto redactado por el PP recordaba que Antonio Aguirre había acudido a la sede del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco 'como testigo' y 'en el ejercicio de sus derechos constitucionales'.

Para ser aprobadas, las declaraciones institucionales deben contar con el apoyo unánime de todas las fuerzas representadas en el Parlamento.

Fuentes del grupo popular explicaron que, al menos por parte del grupo Mixto no tenían este respaldo, por lo cual su propuesta no ha prosperado.

Es interesante la información que daba ABC, aquí, según la cual el PSOE -¡no precisamente tres o cuatro diputados del grupo Mixto!- se negó a apoyar la declaración.

Manifestaciones de condena por parte del gobierno de España: ninguna.

Ese gobierno de España, ese Congreso, ese gobierno autonómico, son los mismos que dan tal importancia a una declaración verbal, tal poder mágico al hecho de pronunciar cuatro palabras, que insisten e insisten e insisten en hacer borrón y cuenta nueva con una organización terrorista activa sin otra condición que la de que "condenen la violencia". No está de más señalar la sórdida paradoja de que ellos hayan dejado de condenarla.

Tampoco está de más citar el artículo 53 de la Constitución (capítulo IV, De las garantías de las libertades y derechos fundamentales), que dice en su párrafo 1: Los derechos y libertades reconocidos en el Capítulo segundo del presente Título vinculan a todos los poderes públicos.

El Foro Ermua difundió el pasado día 30 un artículo que Rosa Díez había publicado en ABC. Su título y su epígrafe ya han tenido eco en este blog, en los comentarios a la entrada precedente. Su contenido merece ser reproducido por entero. Así estamos.

Gente corriente

Por Rosa Díez, Diputada socialista en el Parlamento Europeo


«Los verdaderamente malos son pocos; lo más peligroso es la gente corriente»

Primo Levi

ESTA sentencia de Primo Levi podría haber sido escrita a la luz de lo que ocurre en el País Vasco. Pero él pensaba en los campos de exterminio nazis cuando hizo esa reflexión. Levi hablaba para estudiantes, en el transcurso del periplo universitario que organizó una vez concluido su libro «Si esto es un hombre». Respondía así a la pregunta de unos alumnos sobre la maldad. Levi describía con esas palabras la falta de piedad de los alemanes corrientes, esa inmensa mayoría que veía cómo desaparecían sus vecinos sin preguntarse qué había sido de ellos. Pensaba en la «gente de orden» que veía el humo de los crematorios y se limitaba a taparse la nariz. Pensaba en las «buenas gentes» que cruzaban de acera para no saludar a un judío con el que habían compartido celebraciones familiares unos días antes de que fueran señalados por los nazis como enemigos de la raza aria. Pensaba en todos aquellos que prohibieron a sus hijos jugar con los hijos de los «malditos judíos». Levi pensaba en la buena gente que, de repente, perdió hasta la piedad.

Si Levi hubiera vivido en Euskadi y en nuestro tiempo podría haber hecho la misma afirmación refiriéndose a los nacionalistas. En el País Vasco no hay limpieza étnica porque resultaría imposible: estamos tan mezclados, es tan mestiza nuestra sociedad, que tendrían que matarse entre ellos. Por eso aquí se puso en marcha la limpieza ideológica. Somos tan «iguales» que tuvieron que empezar a matarnos para hacernos diferentes. Ahora ya somos diferentes. A los judíos los distinguían por su «estrella de David»; a nosotros, «los vascos diferentes», nos distinguen porque nunca vamos solos. Nosotros, «los vascos diferentes», somos los que tenemos la capacidad de movimiento restringida; ellos son los que disfrutan de todos los derechos que la Constitución española nos reconoce como ciudadanos. Nosotros, «los vascos diferentes», somos los que vivimos amenazados; ellos son los que viven en libertad.

Antonio Aguirre fue agredido por un genuino representante de la «gente corriente», de la «buena gente», de esa «gente de orden» que milita en el partido que gobierna Euskadi desde que hay democracia en España. Los dirigentes del PNV han exculpado inmediatamente al agresor: «perdió los papeles», «está apesadumbrado por la imagen del partido que ha dado, llevado por la tensión del momento», «se sintió acosado», «no quiere ensuciar el buen nombre del partido». Ni una sola palabra de disculpa hacia el agredido. El agredido es culpable; el agresor, una pobre víctima que «perdió los papeles». Buena gente.

Nada más peligroso que una situación en la que los dirigentes de un partido político de gobierno disculpan la agresión a un militante de un movimiento cívico, embozándose en la mentira y en la superioridad moral del agresor: «le conocemos de siempre...», «les provocaron...». Los «provocadores» eran siete. Los provocados, mil. Y, según se puede escuchar en los diferentes videos colgados en internet, «los mil provocados» consideraban «españoles de mierda» a esos siete magníficos que osaban enfrentarse a la «pacífica» manifestación. Bueno, también les llamaban «asesinos», y «cerdos», y «asquerosos». Pero lo que sin duda pasará a los anales de los batzoquis será cómo fue posible que siete «españoles de mierda» consiguieran acorralar a mil vascos de pura cepa...

Da miedo. Sobre todo después de escuchar a la portavoz del Gobierno vasco decir que «están planteándose denunciar al Foro Ermua por la contramanifestación (¿?)». Tiene razón Antonio Aguirre cuando dice en la entrevista publicada en El Correo que el problema ya no es que el Gobierno no te defienda; lo grave es que es el propio Gobierno el que te pone en la diana. Aunque Aguirre nos recuerda a todos que «... los primeros que nos empezaron a llamar fachas y extrema derecha fueron Odón Elorza y José Antonio Pastor. Entonces les solicité que no pusieran al Foro en el punto de mira de ETA».

Da miedo la impunidad que algunos dirigentes de los partidos democráticos prestan a la violencia y a los violentos. Da miedo porque conocemos y recordamos la historia. El «ciudadano corriente» que el lunes agredió a Aguirre no sólo no ha sido amonestado, sino que ha sido públicamente disculpado por su propia formación política y por el Gobierno vasco. El «ciudadano corriente» trabajó para el Departamento de Interior del Gobierno vasco, vamos, para la autoridad. Si lo que él hizo es comprendido y exculpado por el Gobierno vasco y por el partido que sustenta al Gobierno de España, ¿por qué razón un chaval vasco, educado en el odio y en la mentira, no va a coger primero un spray, después un cóctel molotov y finalmente, cuando se la den, una pistola para abatir a esos «españoles de mierda», «asesinos», «asquerosos», que hay que dejar morir en el suelo?

Les contaré una cosa que me sucedió hace unos cuantos años, concretamente a finales de 1998 o principios de 1999. Fue en Guernica, en el acto de juramento de Ibarretxe como lendakari, tras las elecciones de la tregua. Los socialistas habíamos abandonado el Gobierno en junio de ese mismo año; la tregua se declaró en septiembre; las elecciones se celebraron en octubre. Tal y como tenían pactado en Lizarra con ETA, los nacionalistas del PNV y EA, con la adherencia de Madrazo, constituyeron un gobierno apoyado por Ternera y los suyos. Les recuerdo que el PSE había gobernado con el PNV doce años.

Pues bien, a la entrada de la Casa de Juntas se arremolinaban los simpatizantes de las formaciones políticas nacionalistas, claramente diferenciados en bandos: los que iban a jalear a los borrokas y la «buena gente» que iba enfervorizada a aplaudir a sus líderes del PNV. Pasamos por delante de los borrokas sin ningún tipo de problema; el gesto adusto; la mirada huidiza y cobarde; el aspecto de no haberse duchado en una semana... Vamos, vestidos para ejercer de lo que son. Unos metros por delante de mí iba Ardanza. A la entrada justo de la finca, en la verja, unas enfervorizadas emakumes le besaban y aplaudían; él les correspondía sonriente y amable. Llegamos nosotros cuando aquellas mujeres vestidas de domingo, con aspecto de madres y abuelas de familia bien, todavía estaban saboreando la emoción.

Se giraron y nos vieron. Yo acababa de dejar de ser consejera, tras siete años de gobierno con Ardanza. Las miré con normalidad, diría que sonriente, y seguí hablando con mi compañero. Hasta que empezamos a pasar entre ellas: «Ala, fastídiate, se os acabó lo bueno, por fin os vais, ya estamos con los nuestros...» «Huy, que pena tendrás, eh, maja?» «Pues os fastidiáis, ya estamos juntos, que bastante habéis estado en el Gobierno...». «Ala, españoles, iros por ahí...». No nos lo podíamos creer.

Recuerdo haberme acercado a Ardanza a contárselo:

-«Oye, lendakari, tu gente nos está insultando; es como si creyeran que os hemos robado algo durante estos doce años que hemos compartido gobierno; parece que aquí no ha cambiado nada de fondo, queos habéis vuelto a asilvestrar, que estábais locos por echarnos...».

-Pero Rosa, ¿cómo dices eso? Serán de los otros...

-No lendakari, no; son de los tuyos.

-¿Pero por qué lo sabes?, ¿les conoces?

-No, pero hay signos externos inconfundibles: peinadas de peluquería, las joyas de los domingos... y los besos que te han dado. Salvo que me digas que las que te han besado eran de Batasuna...

-(...)

Esa es la gente corriente, la que se aprovecha de nuestra falta de libertad para medrar en política, y en la vida. La que nos «tolera», sin considerarnos nunca «de los suyos». La que no mueve un dedo por protegernos. La que llama presos políticos a los asesinos y clama por sus «derechos» mientras permite que nos excluyan y persigan por reivindicar los derechos fundamentales que la Constitución nos reconoce.

Levi explica en el citado libro cómo la despersonalización, la deshumanización del individuo o colectivo declarado enemigo, era vital para llegar a la solución final sin ningún tipo de remordimiento. Los judíos, los gitanos, los comunistas, los homosexuales... no eran humanos para los nazis: eran sólo enemigos de la raza aria, una amenaza para la pureza de su sangre. Estaban «obligados» a eliminarlos si querían conservar un bien mayor, la raza pura, el ideal humano. Pero al lado de esos fanáticos que teorizaban y diseñaban los planes de exterminio estaba la gente corriente. Esa «buena gente» comprendió enseguida hasta qué punto podían beneficiarse de la desaparición de tantos alemanes, o polacos..., de tantos compatriotas mejor cualificados que ellos mismos; y dejaron aflorar sus más bajos instintos.

Tardaron poco en sentirse cómodos, aceptando que los nuevos excluidos, en el fondo, nunca habían sido de los suyos, que siempre les habían tenido envidia de los judíos, que llegaron de otros lugares y fueron capaces de progresar y llegar más lejos que ellos, que siempre habían temido al diferente, al de otra cultura, al de otra condición sexual... Los ideólogos de la solución final fueron pocos; los ejecutores, bastantes más, pero nada hubiera sido posible si millones de «buenos alemanes» no se hubieran comportado como los buenos vascos que siguen en Euskadi las consignas del «partido guía». Ese «partido guía» liderado por ese ejemplo de moderación, esa perla blanca llamada Josu Jon Imaz.

Tiene razón Aguirre: es el PNV quien nos pone en la diana, y nuestros dirigentes del PSE, quienes asienten con la cabeza o callan. Si a quienes discrepamos -seamos socialistas o no- nos llaman crispadores o nos invitan a irnos al PP -al que previamente han calificado como «derecha extrema»-; si el lendakari le dijo hace nada en el Parlamento vasco a María San Gil: «Ustedes representan lo peor de este país» -de un país en el que hay terroristas-, ante el silencio cómplice del PSE; si Diego López Garrido dijo hace dos días en el Congreso de los Diputados que «el PP es un arma de destrucción masiva», ¿qué pueden pensar los que tienen las pistolas y la costumbre de actuar poniendo la teoría en práctica? ¿Puede alguien extrañarse de que muchos de nosotros nos sintamos más abandonados, más solos que nunca?

No es éste un artículo optimista. No hay motivos. Llamar a las cosas por su nombre es la mejor contribución que se puede hacer para intentar que las cosas cambien. Como dijo Hanna Arendt a su vuelta del exilio norteamericano, indignada por la pasividad e indiferencia de sus compatriotas ante su responsabilidad histórica, «describir los campos de exterminio sin ira no es ser objetivo, sino indultarlos».

Valga esta reflexión y esta denuncia para que si nuestros nietos nos preguntan algún día: «¿tú qué hiciste cuando pasaba eso?», podamos darles una respuesta mirándoles a los ojos.




Etiquetas: , , ,

1 Comments:

At 4:13 p. m., Anonymous El amigo de Kierkegaard said...

Pilar Elías, Juaristi, Rosa Díez, Savater, Jaime Larrínaga, María San Gil, el Foro de Ermua, Ibarrola,(por citar sólo algunos ejemplos) son los héroes de nuestro tiempo.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Ir a lo más reciente del blog