2008/03/10

Ganó el fraude, perdió el disimulo


Los resultados de las elecciones del domingo legitiman formalmente la demolición del sistema político que viene practicando el PSOE en el poder desde 2004, y que algunos califican hace tiempo de “creación de un nuevo régimen” aunque los perfiles del invento sigan siendo nebulosos e inimaginable su futuro. Es por la vía de los hechos y no de las proclamas definitorias como el PSOE hizo papel mojado la Constitución de 1978, y el voto de diez millones de electores acaba de refrendar ese alegre proyecto de cumplir la ley o vulnerarla según convenga, correlato de la novísima concepción de la democracia que incluye el derecho del gobernante a mentir con impunidad. Debe de ser uno de los derechos que Rodríguez se jacta de haber traído a la sociedad española.

Una vez más nos adelantamos a Europa, ya que no en los aburridos terrenos de la filosofía o la ciencia, sí en las emociones de la experimentación política. Aquí acabamos de decidir que la mendacidad comprobada de un presidente del Gobierno no es óbice para reelegirle por un nuevo mandato. Pelillos a la mar.

De las bases necesarias para que esto haya podido llegar a ocurrir habla hoy un recomendable artículo del GEES:

Desde que en marzo de 2004 Rodríguez Zapatero llegó al poder, su proyecto, más que de gobierno, ha sido de cambio de régimen político en España. Sobre ello se votaba este domingo, y sobre ello se han pronunciado los españoles. [...] debemos preguntarnos qué ocurre en España cuando sus ciudadanos refrendan la ruptura con la Constitución, el pacto con la ETA y el harakiri económico español.
¿Cómo es posible? El más grave problema político que padece España es la existencia una asimetría cultural anómala. Cuando la izquierda llega al poder lo hace con un proyecto ideológico profundo y penetrante. Impulsa hacia su lado la moral ciudadana con todos sus medios, y no escatima en métodos, legales o ilegales para ello. El proyecto de Zapatero, aun simplón y suicida para la nación, no deja de ser un proyecto de reforma profunda y total de la sociedad española. Zapatero es causa de muchos problemas, y más que lo será. Pero su figura es también consecuencia y fruto de una situación histórica de más alcance; la izquierda tiene el terreno social allanado para el ejercicio de la agitación, la propaganda y el aleccionamiento. A esto se ha dedicado estos cuatro años y a esto se va a dedicar a partir de ahora.
No ocurre lo mismo cuando lo hace la derecha. En nombre de la convivencia y la moderación, el PP nunca ha tocado temas que son fundamentales para formar a largo plazo la conciencia del votante [...]. Jamás ha ofrecido alternativa a los temas fundamentales [de] la izquierda [...] Durante años ha callado, y al callar ha otorgado. [...]
La derecha no ha perdido las elecciones en esta campaña; las ha perdido en los últimos treinta años, incluidos los ocho últimos en el Gobierno, cuando se gestionó y se administró bien, pero se olvidó hacer política, hacer pedagogía, educación y cultura política. Zapatero sólo ha continuado el proyecto social donde lo dejó González, porque nadie se ha preocupado de combatirlo.
Con esta deriva histórica de dejar hacer a la izquierda en sociedad y dedicarse sólo a la gestión, la derecha política española tendrá cada vez más difícil ganar las elecciones, y si lo hace, lo hará girando obligadamente a la izquierda. Si renuncia a proponer una cultura alternativa a la de la ideología socialista, o perderá elecciones o perderá el liberalismo. [...]

Y añadimos nosotros: el Partido Popular ha perdido estas elecciones a fuerza de querer disimular que lo que se ventilaba en ellas eran principios básicos de comportamiento, es decir, principios morales. Frente a la posición moral que una y otra vez ha sacado a la calle a millones de españoles en este cuatrienio, Mariano Rajoy se ha empecinado en repetir que lo que verdaderamente preocupa a los españoles es la subida de las hipotecas y el precio del pollo. Si no es lo único que le preocupa a él, ¿por qué hacernos de menos?

No es que haya que pedir peras al olmo ni guía espiritual al PP; no es exactamente que la derecha política española tenga ahora que pergeñar culturas alternativas. En términos más simples, es que solicita y recoge los votos de una parte de la población cuyas convicciones morales le espeluzna defender. Y esta vez más que nunca ha pretendido ganar de costadillo; frente a posiciones ideológicas con naturaleza de religión –la cultureta progre y su pacifismo, los credos nacionalistas–, haciendo como que sus votantes no creen en nada más allá de la conveniencia de que funcionen bien los transportes.

Razones para creer. ¿A un embustero? Pues sí. Ése lema era bueno.
.

Etiquetas:

1 Comments:

At 2:27 a. m., Anonymous Pi said...

En el Psoe todo es mentira, hasta sus siglas.

Algunos historiadores han tratado el tema, pero en general se ha hecho de refilón, sin ir directamente a una Historia del Psoe. Si es que queda algo en pie en el futuro, que entren de una vez a lo que es el psoe, psc, psoe-psc, psc-psoe, o como se llamen, todo es psc, hasta Chaves.

El Psoe es algo muy específico, que habría que analizar por y en si mismo. Nació, la lió, se diluyeron durante Primo de Rivera colaborando codo con codo con él, reaparecieron y la volvieron a liar, se diluyeron con Franco mimetizándose en el franquismo, reaparecieron y la volvieron a liar, pierden de nuevo, pero 11-M y aquí están.

Si el Islam se impusiese algún día, ellos aparecerán con turbante y el nombre cambiado y estarán en el poder.

En el PP están acomplejados pero a la vez desprecian y toman por el pito del sereno por ejemplo a un Al Pacino a lo Scarface como Montilla. Es decir, no es que Tony Montilla y Rub-Al-Qaba sean unos genios pero son malas personas hasta la náusea y saben maniobrar. Un pequeño ejemplo de los últimos tiempos es ese submarino que metieron en Ciudadanos llamado Rivera para dinamitarlo. Estaremos atentos y observantes de Savater.

El Psoe es una forma de vida en la que no hay moral, no hay bien ni mal, solo deseos inmediatos y poder a largo plazo, aderezado con toques de pensamiento mágico irracional. En esto enlaza más con la izquierda en general. Pero en lo que toca a lo español, el Psoe es el principal mal de España por encima de los nacionalismos. Cuando no ha sido él mismo terrorista le ha dado alas a ese terrorismo y a ese nacionalismo.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Ir a lo más reciente del blog