2007/05/31

Laqueur habla de Europa


El Wall Street Journal de hoy trae una reseña del último libro de Walter Laqueur, recién publicado. Su título, The Last Days of Europe, los últimos días de Europa.

El lector tiene todo el derecho del mundo a no saber quién es Walter Laqueur, pero como no somos almas franciscanas no se lo vamos a explicar aquí. Sólo queremos entresacar algo de lo que sobre el libro escribe Gerard Baker en el WSJ:

Europa muestra signos de vida, pero Walter Laqueur sostiene que sigue muriéndose. [...] El breve libro del señor Laqueur es mesurado, comprensivo incluso. [...] El tono es de resignada consternación [...]. Ese carácter templado hace que el mensaje del libro -que Europa tiene ahora enfrente desafíos potencialmente mortales- resulte tanto más convincente.

El problema demográfico es ya tan conocido que casi está de más insistir en él. El señor Laqueur señala que la familia europea media tenía cinco hijos en el siglo XIX; hoy tiene menos de dos, tendencia que de aquí a un siglo reducirá la población del continente en una escala sin precedentes en la historia moderna.

El hecho de que los europeos no se reproduzcan los hace vulnerables al cisma interno. Con demasiada frecuencia Europa ha reaccionado a la amenaza creciente de minorías extremistas con una tolerancia y una autocrítica que han bordeado la capitulación. Entretanto las tensiones sociales aumentan, y no es el menor de los motivos la elevada emigración a Europa desde países musulmanes y las altas tasas de natalidad de las poblaciones musulmanas. Nadie ha descubierto todavía una buena manera de integrar a esas poblaciones en el tronco de la sociedad europea.

A medida que el desafío del islam fanático se intensificaba dentro y fuera, los europeos han encontrado nuevos modos de rebajarse ante él. Hace dos años fue el asunto de las viñetas danesas, en el que demasiado pocos políticos y líderes de opinión defendieron los derechos del periódico danés que las publicó; el año pasado fue el acobardamiento colectivo europeo a raíz de unas observaciones levemente tajantes del papa sobre la desconexión entre el islam y la razón; este año ha sido el vergonzoso espectáculo del servilismo de unos militares británicos humillados frente a sus secuestradores iraníes.

En el terreno económico, Europa está celebrando una tasa de crecimiento del 2,5 % anual; en los Estados Unidos un ritmo semejante se considera una crisis. Mientras, el desempleo sigue siendo brutal y la productividad permanece estancada. El señor Laqueur observa que los europeos admiten a veces su atonía económica como parte del atractivo de su "poder blando": todas esas semanas de 35 horas, vacaciones largas y prestaciones sociales generosas. Pero el coste a largo plazo de sus estados del bienestar -y sus confiscatorias tasas tributarias- puede hacer que tales lujos lleguen a ser insostenibles.

El señor Laqueur se pregunta si Europa realmente acabará rindiéndose a esas tendencias adversas o resistirá. No es optimista. Quizá los europeos den con el modo de levantar sus tasas de natalidad. Quizá se pongan serios frente a la escalada terrorista. Quizá los musulmanes se asimilen mejor a las sociedades democráticas y tolerantes de Europa. Quizá las sensibilidades proamericanas y el ánimo de crecimiento de los países del Este empujen al resto del continente a salir del pozo del estancamiento y del pacifismo. Quizá.

Pero también, como observa el señor Laqueur, los museos están llenos de restos de civilizaciones desaparecidas. [...]

.

Etiquetas: , ,

2 Comments:

At 10:26 a. m., Anonymous Persio said...

De acuerdo con Laqueur (a quien no conocía).

Los nuevos bárbaros ya han rebasado la doble muralla aurelia. Teniendo dentro a los islamitas será difícil resistir.

Un saludo

 
At 3:55 p. m., Blogger Martinito said...

Deberíamos haber dicho que lo más desolador es que a Laqueur hay que tomarle en serio, porque quizá ningún otro historiador vivo haya dedicado una parte tan grande de su reflexión a la Europa del siglo XX en su combate -o sus cesiones- frente al totalitarismo.
Gracias, Persio, y enhorabuena por The New Babylon Times.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Ir a lo más reciente del blog