2011/03/03

Echeverría: Islamismo y yihadismo salafista en el norte de África

El profesor Carlos Echeverría publicó hace pocos días un artículo sobre las recientes revueltas de Túnez, Egipto y otros países islámicos que hay que recomendar con apremio, por la riqueza de la información y aún más por la lucidez del análisis. La verdad es que el polvoriento título, Algunos patrones de comportamiento en las revueltas que afectan al mundo árabe, no permite vislumbrar su altísimo interés; véanlo aquí.

El sitio del GEES tiene textos de Carlos Echeverría desde 2005 hasta la fecha. En esta página y las siguientes se encontrarán todos sus enlaces; éstos son algunos de los últimos sobre el islamismo salafista en el norte de África:

Incierto futuro de Túnez (enero de 2011);
Terrorismo yihadista salafista y actividades ilícitas en el Mediterráneo Occidental (diciembre de 2010);
¿Por qué España es percibida en los EEUU como objetivo prioritario de Al Qaida? (septiembre de 2010);
El radicalismo islamista en Marruecos, hoy (marzo de 2010);
Libia y el aparente declive del terrorismo yihadista salafista en el Magreb (octubre de 2009);
La peligrosa aceptación de los islamistas como supuesto factor de estabilidad (abril de 2009).

.    

Etiquetas: , , ,

2011/03/01

Túnez va deprisa: legalizado el movimiento islamista

Mientras los ministros del gobierno provisional tunecino dimiten uno tras otro y aparentemente sigue en pie la promesa de celebrar elecciones generales en menos de seis meses, hoy se anuncia: a) que antes de las elecciones se reformará la constitución, y b) que el principal movimiento islamista de Túnez, Annahda, ya tiene luz verde para constituirse en partido legal. Su capitoste, Rachid Gannuchi, residente hace bastantes años en el Londonistán, volvió al país inmediatamente después de la caída de Ben Alí.


He aquí lo que dice de él David Alvarado en su reciente libro La yihad a nuestras puertas:

El islamismo adquiere en Túnez una importante significación y alcance durante los años ochenta. Con la liberalización del sistema político, en 1981 surge el Movimiento de Tendencia Islámica (MTI), que en 1989 se convierte en Annahda (Renacimiento). En la evolución del islamismo tunecino es determinante la figura de su histórico líder Rachid Gannuchi. Nacido en 1941 en la provincia de Gabes, entre 1962 y 1967 efectúa una especialización en agronomía en Egipto, instalándose posteriormente en Siria, donde entra en contacto con los Hermanos Musulmanes. Ejercen gran influencia en él dos nombres clave en la conformación del corpus ideológico de la hermandad, Hasan Al Banna y Sayed Qotb. […] a finales de 1969 Gannuchi vuelve a su país […]. Contrario al ideario socialista, se rodea de un grupo de integristas musulmanes con los cuales funda la revista Al Maarifa (El Conocimiento), desde cuyas páginas arremete contra la decadencia moral de Occidente, llamando a una total islamización de la sociedad.

A finales de los años setenta, Gannuchi participa en la constitución de una red política que toma el nombre de Acción Islámica, creando una nueva revista, Al Muytamá (La Sociedad), censurada por las autoridades que la acusan de hacer un “llamamiento a la subversión”. Encarcelado por vez primera el 21 de diciembre de 1979, a su salida de prisión ve la luz la primera organización islamista tunecina a escala nacional, el MTI, del que es designado emir. Por “tomar parte en una asociación no reconocida” Gannuchi es nuevamente condenado a once años de prisión en julio de 1981, siendo liberado el 31 de agosto de 1984 en el marco de una amplia amnistía de la que se benefician otros dirigentes islamistas. A partir de ahí transcurre un periodo de cierta cordialidad con el poder, lo que deriva en la creación de una organización estudiantil dependiente del MTI, la Unión General Tunecina de Estudiantes (UGTE), que pronto se convierte en el principal sindicato universitario. Esta entente transitoria entre islamismo y régimen responde, como ya hemos visto, al interés de las autoridades por contener el auge de los movimientos de oposición marxistas, especialmente fuertes en las universidades.

Tras esta fase transitoria de instrumentalización del islamismo por el poder, el emir del MTI es nuevamente detenido, el 13 de marzo de 1987, y es sentenciado a cadena perpetua por “actividades extremistas”. Con la destitución del presidente Burguiba se abre un periodo de cierta distensión, y Gannuchi es nuevamente amnistiado, en esta ocasión por Sín El Abidin Ben Alí, con quien adopta una postura más conciliadora que con su predecesor. El 2 de abril de 1989, el régimen permite a los islamistas presentarse a las elecciones en listas independientes, optando el MIT por una nueva denominación, Annahda, formación que se presenta ante los tunecinos como la única fuerza política de oposición con una sólida base social e implantación en todo el país. Tras denunciar la manipulación de las elecciones legislativas de 1989 y abierto el debate sobre el estatuto que se debe acordar al islamismo en el campo político tunecino, Rachid Gannuchi abandona el país ante el temor de nuevas represalias.

El líder de Annahda se refugia en el Sudán de Hasan Aturabi, con quien mantiene buenas relaciones. Es aquí donde el tunecino vive el comienzo de la primera guerra del Golfo, al igual que Osama Ben Laden, quien también acaba de llegar al país de Aturabi tras ser expulsado de Arabia Saudí. Gannuchi adopta por vez primera una actitud favorable al belicismo islámico, justificando el recurso a la yihad contra Occidente a la luz de la invasión del país de Sadam Husein. A partir de 1991, Gannuchi se instala en Londres con un pasaporte sudanés, restableciendo los lazos con otros islamistas tunecinos exiliados. Evolucionando hacia posiciones cada vez más radicales, defemdiendo el recurso a la violencia como instrumento político, incluso desde su exilio en Gran Bretaña, el islamista no pierde un ápice de su influencia en Túnez.

La persecución de la que son objeto los militantes de Annahda hace que el movimiento orivilegia cada vez más su acción clandestina. Como muestra de su capacidad de movilización, los islamistas se encuentran detrás de las grandes manifestaciones que tienen lugar con motivo de la guerra del Golfo. El descubrimiento de una red islamista infiltrada en los cuerpos y fuerzas de seguridad desemboca, el 26 de diciembre de 1990, en el aresto de doscientos dirigentes de Annahda acusados de “complot para derrocar al régimen”. La UGTE es disuelta y varias decenas de estudiantes próximos a la corriente islamista son detenidos en los campus tunecinos. Cientos de militantes se exilian en Europa, donde militan en el seno de asociaciones de derechos humanos, evitando, en la mayoría de los casos, comprometerse con las fracciones más violentas del islamismo. La dirección de Annahda se transfiere al extranjero, a la espera de un contexto más favorable en Túnez para constituirse nuevamente como alternativa política al régimen actual. Un buen número de islamistas tunecinos también huyen hacia Argelia y Libia, donde se radicalizan en contacto con los grupos yihadistas locales.

(David Alvarado, La yihad a nuestras puertas, Tres Cantos, Foca, 2010, pp. 119-121)

Etiquetas: , ,

2011/02/27

Dutronc: L'opportuniste

Un clásico...



Je suis pour le communisme, je suis pour le socialisme
Et pour le capitalisme parce que je suis opportuniste.

Il y en a qui contestent, qui revendiquent et qui protestent.
Moi je ne fais qu'un seul geste, je retourne ma veste
Je retourne ma veste toujours du bon côté.

Je n'ai pas peur des profiteurs ni même des agitateurs
J'fais confiance aux électeurs et j'en profite pour faire mon beurre.

Il y en a qui contestent, qui revendiquent et qui protestent.
Moi je ne fais qu'un seul geste, je retourne ma veste
Je retourne ma veste toujours du bon côté.

Je suis de tous les partis, je suis de toutes les partys
Je suis de toutes les cauteries, je suis le roi des convertis.

Il y en a qui contestent, qui revendiquent et qui protestent.
Moi je ne fais qu'un seul geste, je retourne ma veste
Je retourne ma veste toujours du bon côté.

Je crie vive la révolution, je crie vive les institutions
Je crie vive les manifestations, je crie vive la collaboration

Non jamais je ne conteste ni revendique ni ne proteste
Je ne sais faire qu'un seul geste, celui de retourner ma veste
De retourner ma veste toujours du bon côté

Je l'ai tellement retournée qu'elle craque de tous côtés.
A la prochaine révolution, je retourne mon pantalon.


(Gracias a la espontánea Aurora Boreal, que nos ha dejado una excelente traducción en forma de comentario.)

Etiquetas:

2011/02/24

Gadafi, al-Qaradawi y una fatwa escamoteada

La prensa española dio gran relieve a la arenga televisada de Gadafi el pasado martes 22 de febrero; pero había silenciado y en general sigue silenciando que un día antes, el lunes 21, el triunfante al-Qaradawi había emitido contra el dictador libio una fatwa de las clásicas, y nada menos que desde el púlpito de Al Yazira: véase aquí en inglés, y aquí en torpe y horrendo español. No se dirá que carece de interés informativo que la cabeza más visible y venerada de la Hermandad Musulmana inste al magnicidio sin más; ¿por qué no nos lo han contado? Aunque sólo fuera porque esa sentencia clerical aporta un contexto esclarecedor para lo del día siguiente; si al-Qaradawi reclama en Al Yazira que te asesinen, se entiende que te declares dispuesto a morir como un mártir. No todo es retórica entre estos señores; o, como diría aquel otro, esto no es un ensayo general, esto es la vida.

Mañana veremos. Mañana es viernes, y ya se sabe que el islam político se anima los viernes, se galvaniza y se enardece con la oración comunitaria…

En cuanto a lo que pasa en Libia, tampoco nadie nos aclara quiénes son los opositores a Gadafi, ni por qué hemos de temer que a la caída del dictador siga un éxodo masivo de refugiados libios a Europa, ni quiénes se espera que salgan huyendo ni de quién.

Para entretener la espera hemos releído esto que escribía Christian Bouchet en su librito Islamisme (Pardès, Puiseaux, 2002):

Mu’ammar al-Kadhafi y el islamismo

La toma del poder por Mu’ammar al-Kadhafi en 1969 y las primeras realizaciones de su régimen condujeron a algunos comentaristas occidentales a calificar la revolución libia como una expresión típica del “despertar islámico”, incluso como una variante del islamismo.

Nada más falso.

Es un hecho que Mu’ammar al-Kadhafi es un hombre religioso, un musulmán sincero y convencido, que declaró a un escritor francés: “Yo he estudiado el Corán día y noche. Ningún otro libro ha tenido tanta influencia sobre mí. Cuando era joven, el Corán era mi único amigo, mi amigo verdadero”. También es un hecho que las primeras realizaciones de su régimen pudieron prestarse a confusión: introducción de penas coránicas en la legislación penal, adopción de la bandera verde del islam como enseña nacional, financiación masiva de la asociación misionera Da’wa islamiyya, prohibición absoluta del consumo de alcohol, anuncios en la televisión que equiparaban el uso de corbata al emblema de los cruzados, destrucción pública de instrumentos de música occidentales, etc.

Pero Mu’ammar al-Kadhafi se presentaba como reformador político y religioso.

Con su “Libro verde”, su “tercera teoría universal” y su aplicación concreta en Libia bajo la forma de la Jamahiriya, el “estado de masas” dirigido por comités populares, al-Kadhafi proponía una reforma política consecuente. Al nivel religioso, declaró su intención de seguir exclusivamente el Corán y propuso abandonar los hadices como fuente del islam y la sharía como referente jurídico. Esas posiciones religiosas, expresadas discretamente a partir de 1976 y oficializadas en 1978, hicieron, según Roger du Pasquier, de “la revolución del coronel libio […] una heterodoxia particular, una desviación aberrante del islam”, y de al-Kadhafi un enemigo declarado para los diferentes movimientos islamistas. Éstos, instigadores de varios atentados y acciones guerrilleras –y verosímilmente financiados por la CIA–, fueron erradicados de Libia mediante una represión severa, cuyos agentes no vacilaron a la hora de dinamitar mezquitas o ahorcar públicamente a disidentes.

El propio Mu’ammar al-Kadhafi participaba en la denuncia de los islamistas en estos términos: “¿Eso que ahora se llaman los Hermanos Musulmanes? […] Son lacayos del imperialismo. Es la derecha reaccionaria, los enemigos del progreso, del socialismo y de la Unidad árabe. Es la cofradía de los golfos, los embusteros, los cochinos, los fumadores de hachís, los borrachos, los cobardes, los delincuentes. Ésos son los Hermanos Musulmanes. Y todo eso ha hecho de ellos los lacayos de América. El que era del partido de los Hermanos Musulmanes ahora se avergüenza de decirlo. Ha venido a ser sinónimo de algo podrido, sucio, detestado en todo el mundo árabe y en todo el mundo musulmán.”

Bouchet no referenciaba esas palabras. Sobre Libia, enviaba a cuatro publicaciones cuyos solos títulos son ya como nostálgicas reliquias de un ancien régime:

Bleuchot, Hervé, “Les fondements de l’idéologie du colonel Mou’ammar el-Qaddhafi”, en La Libye nouvelle, rupture et continuité, CNRS Éditions, París, 1975.
Burgat, François, "Kadhafi : un musulman pas comme les autres", en Paul Balta, Islam, civilisation et société, Rocher, Mónaco, 1991.
Charvin, Robert, "Réactions de l’Occident face à la Révolution libyenne", en Une expérience de développement, de la Libye à la Jamahiriya, Sisapa, París, 1989.
Garaudy, Roger, "Islam et universalité dand l’œuvre politique de Moammar El Kadhafi", en Théorie et réalité, Centre mondial d’études et de recherches sur le Livre vert, Trípoli, 1985.

Etiquetas: , , ,

2011/02/23

Libia: El islamismo como caballo de Troya

La vuelta de Libia a la escena internacional: el islamismo como caballo de Troya se titula un análisis publicado hace ahora un año por Francisco Ramón Trujillo y Francisco Collado en el sitio del Grupo de Estudios Estratégicos (GEES), aquí. Es el momento de leerlo sin tardanza.

PD. Según el Guardian, el pasado lunes al-Qaradawi habría pedido públicamente el asesinato de Gadafi.

Etiquetas: , ,

2011/02/21

David Warren sobre la turba tuiteante

La turba y lo siguiente


16 de febrero de 2011

No se puede discutir con una turba enfurecida; hay que optar entre la obediencia fingida o el desafío, y la semana pasada el ejército egipcio optó por prescindir de Hosni Mubarak. Está intentando capear a las fuerzas desatadas en las calles del Cairo y otras ciudades como a un toro: con una capa de promesas, revisadas a diario para acoplarlas a las demandas. Reformas, sí; una nueva constitución, sí; elecciones con pluralidad de partidos, sí; y desde ya, ¡más dinero para todo el mundo!

No se puede escribir una constitución en diez días; mejor dicho, sí se puede, pero no durará. Casi todas las constituciones del viejo mundo se escribieron en sangre (la de Canadá fue una rareza); la alternativa es escribirlas en agua. Que la constitución que ahora existe en Egipto sea una cosa muerta, un chiste sin ninguna gracia dictado por un dictador, de acuerdo. Pero tenía algo que esgrimir en su defensa: coincidía aproximadamente con la realidad, y dejaba bastante claras las restricciones a la democracia. No era un tejido de promesas falsas.

La democracia es en sí la más sonora promesa falsa que se está ofreciendo como si tal cosa en Oriente Medio. No será alcanzable en días ni en semanas en Egipto, como tampoco en Irán. Se podría decir que existe sólo, y muy precariamente, en Irak, al cabo de casi una década de derramamiento de sangre. Y ahí sólo porque Bush y compañía se pararon a pensar en los aspectos de la “sociedad civil”, resistiéndose conscientemente al “un hombre, un voto, una vez”.

Incluso reducida a “elecciones libres y limpias con pluralidad de partidos”, la democracia seguirá brillando por su ausencia en el futuro previsible, porque en Egipto, Jordania, Yemen, Argelia, etcétera, sólo hay dos “partidos” seriamente organizados, y ninguno de los dos es parlamentario por vocación. Uno sería el orden civil militar que hay detrás de cada autocracia existente; el otro, la Hermandad Musulmana o sus equivalentes islamistas (Hamás, Hizbolá, etcétera). Estas han creado ya sus organismos paralelos de asistencia social y administrativos, sus mafias protectoras, hasta una especie de aparato judicial y legislativo, que operan a través de las mezquitas.

Los comentaristas occidentales más sofisticados trazan contrastes entre las manifestaciones más jóvenes y más viejas del islamismo. En el caso de Egipto nos invitan a comparar, por ejemplo, a un experto en los medios sociales como Moaz Abdel Karim, de veintinueve años, con el retóricamente zafio Mohamed Badi, que tiene sesenta y seis y es el actual “guía supremo” de la Hermandad Musulmana (con toda la infraestructura del movimiento tras él). El primero tiene un discurso refinado pero vacuo sobre el pluralismo en religión y política, sobre las aspiraciones de las mujeres. El segundo prefiere enarbolar el estandarte de la yihad mientras aporrea tres temas: el sionismo, Israel y los judíos. ¿De quién nos hemos de fiar?

Hemos leído mucho acerca de esos gorjeantes “medios sociales” que la generación más joven de islamistas ha aprendido a manejar, como todo hijo de vecino. No cabe duda de que las manifestaciones se organizaron a través de ellos; fueron posibles porque los medios sociales dieron a la gente la sensación de ser numéricamente fuerte, mucho antes de salir realmente en número a la calle. Y a partir de ahí Al Jazeera se abalanzó a esparcir el mensaje y la diversión. Internet, en combinación con los medios de la prensa partidista y sensacionalista, ha reescrito muchas normas.

Ahora se convoca a las turbas y se las robustece electrónicamente; pero eso, volviendo a mi punto de partida, ni facilita la discusión ni aumenta las posibilidades de deliberación madura e inteligente sobre el camino a seguir. Lo que hace es crear un campo nuevo y mucho mayor para la anarquía. De la anarquía al totalitarismo hay un paso persa.

Irán es diferente de Egipto, en el sentido de que la autocracia militar y los islamistas vienen siendo lo mismo desde 1979. Por alguna razón que se me oculta, la administración Obama, y sus aliados europeos siguiendo su ejemplo, volvieron la espalda a los manifestantes iraníes. A renglón seguido volcaron su atención en los manifestantes egipcios y se hicieron eco de sus demandas. Es extraño, si se recuerda que el régimen iraní es nuestro enemigo mortal, y el egipcio nuestro aliado imperfecto pero indispensable.

Ni los medios occidentales ni los medios árabes pueden ser culpados tan fácilmente por su propia parcialidad, ya que no tienen fácil acceso a Irán para investigar. Sólo porque Egipto presentaba una sociedad más abierta era su gobierno tan vulnerable. Los ayatolás continúan encarcelando, torturando y ahorcando a los líderes de los levantamientos iraníes, pero de esto apenas se habla, mientras que en Egipto un manifestante arrollado por un camello al galope desencadena una avalancha planetaria de indignación.

Pero el equilibrio sólo habría sido posible en algún mundo perdido, donde los directores de periódicos todavía controlaran la difusión de las noticias, fueran capaces de calibrar los acontecimientos en términos globales y ajustaran su cobertura para compensar. Quizá ese mundo nunca existió; porque también requería un público que fuera paciente y maduro, y un orden político en el que quienes redujeran los acontecimientos a clichés como “¡Grita libertad!” fueran ostracizados, cuando no sencillamente despreciados.

Todo Oriente Medio se está disolviendo en el caos, con consecuencias imprevisibles y aun inimaginables. Quizá sea peor que, en gran medida gracias a los mismos “medios sociales” en combinación con un periodismo mayoritariamente centrado en el espectáculo sensacionalista, nuestra respuesta se disuelva en una incoherencia similar.

David Warren

© Ottawa Citizen


Original en inglés aquí.

Etiquetas:

2011/02/18

Al-Qaradawi ya se subió al carro

Como era de esperar y a pesar de sus achaques de octogenario, el Muftí oficioso y cerebro gris de los Hermanos Musulmanes, Yusuf al-Qaradawi, ya está en El Cairo, donde ha pronunciado el sermón de este viernes en la plaza Tahrir, también hoy llena hasta los topes.

Para no perder el humor ante tanto triunfo de la democracia, Benedict Brogan en el Daily Telegraph:

La terminología de la acción en el Oriente Medio es fascinante. Días de Rabia en Irán, pero en Libia, según algunas informaciones, prefieren los Días de Ira. Suena a pronóstico meteorológico.


Etiquetas: ,

2009/01/16

Hamás: Así rebuznan

MEMRI invita a dar difusión a este vídeo, pequeño botón de muestra de sus fondos audiovisuales, cada vez más nutridos e instructivos. He aquí a los secuestradores del desgraciado pueblo palestino, en diversas actuaciones anteriores a la campaña militar de Israel en Gaza:



Del sitio MEMRI TV.
.

Etiquetas: , , ,

2009/01/09

Nuestra posición respecto al conflicto árabe-israelí

La situación que atraviesa el conflicto árabe-israelí y la ofensiva de Israel contra Hamás en Gaza han disparado las visitas a este blog. Nos alegra tener más lectores. Nos entristece que sea por un motivo tan doloroso. Consultando las etiquetas "Hamás" e "Israel" (al pie) se verá lo que anteriormente publicamos al respecto.
Nuestra visión del conflicto coincide en general con los análisis del Grupo de Estudios Estratégicos (GEES), al que remitimos sobre ésta y otras cuestiones: el GEES es un tesoro que la soñolienta opinión pública española casi, casi no se merece.
Los españoles dedican muy poco esfuerzo a enterarse de lo que pasa en el mundo exterior. Respecto al conflicto árabe-israelí, hace mucho tiempo que la mayoría optó sin reservas por la condena de Israel. No siempre fue así: los más viejos recordarán, aunque se lo callen, que bajo el franquismo el joven estado de Israel pareció entre nosotros un faro de libertad y progreso, especialmente para los españoles de centro-izquierda, liberales o socialdemócratas.
El franquismo fue siempre pro-árabe y antisemita. La progresía que históricamente lo ha sustituido es pro-árabe y antisemita. Se podría decir que en este aspecto el régimen político-social dominante en España sigue estando donde estaba, pero la realidad es otra y mucho peor, porque en la época franquista el enemigo de Israel era, grosso modo, el nacionalismo panárabe, nada que ver con el actual islamismo totalitario y expansionista, la yihad islamo-fascista.
Pero a muchos se les paró el reloj hace cuarenta años.

Una aclaración sobre los comentarios a este blog. Todos son bienvenidos, y las críticas razonadas son muy de agradecer. Lo que no publicamos ni vamos a publicar son los simplemente injuriosos ni las aclamaciones al islamismo o a la yihad.
.

Etiquetas: , , , , ,

2008/12/31

Buenos días, feliz año


Nada, no lo podemos evitar: nos pone de los nervios que cada vez sea más corriente, sobre todo si ha habido una mala noticia, oír esta idiotez: “Buenos días”. “Buenos..., por decir algo”.

Para interpretar que “Buenos días” quiere decir “¡Qué buen día estamos pasando!” hace falta no sólo haber olvidado el afectuoso sentido de la expresión (¿qué significa desear buenos días sino desear lo mejor?); hace falta además atribuir al otro algo tan horroroso como sería saludarnos alardeando de lo bien que a él le va.

En fin, nos queda este menos equívoco “Feliz año”, que no es otra cosa que un “Buenos días para el año entero”. O, como dice la canción:

Que me sirvan de una vez pa todo el año,
Que me quiero seriamente emborrachar.

También tiene su glosa que entre nosotros la fiesta se llame “de fin de año”, y no de principio: ¡como si sólo se celebrara el haber llegado hasta otro 31 de diciembre!

La realidad no responde a ese nombre. Por muy negro que nos lo pinten, celebramos un principio, cierto borrón y cuenta nueva, como debe ser.

Claro que hay que contar con, y entender y disculpar, la timidez políticamente correcta que nos cohibe a la hora de reconocer que sí creemos en algo, esperamos en algo, confiamos en algo. Pero esa esperanza no falta en el corazón de nadie. El que se dice creyente simplemente piensa que Alguien la ha puesto ahí.

Amigos que pasáis por este blog, gracias por vuestra atención, que ha sido un poquito de vuestro tiempo, que ha sido un poquito de vuestra vida. A ver si en el 2009 podemos merecerla más.

Entretanto, que la celebración común nos emborrache seriamente de alegría pa todo el año.
.

Etiquetas:

2008/12/28

Hamás legaliza la crucifixión y la amputación de manos

Hace pocas horas se difundió este despacho de Reuters:

HAMAS IMPIDE QUE LOS HERIDOS DE GAZA RECIBAN TRATAMIENTO EN EGIPTO
Cairo (Reuters) - El ministro de de Asuntos Exteriores de Egipto, Ahmed Aboul Gheit, declaró el domingo que el grupo islamista Hamás no permite que los palestinos heridos en los ataques de Israel contra Gaza crucen a Egipto para recibir tratamiento.
"Estamos esperando que crucen los palestinos heridos. No se les permite cruzar", dijo a la prensa. Preguntado por quién era el culpable, dijo: "Pregúntenselo al partido que tiene el control sobre el terreno en Gaza".
Hamás controla la Franja de Gaza desde junio de 2007.

Es normal; un herido curado en Egipto no beneficia a Hamás en su burda pero efectiva movilización mediática de las buenas gentes del mundo, que ya están dispuestas a volver a llamar genocida a Israel.

Tampoco nos sorprende la noticia que el pasado día 24 saltó a muy, pero que muy poquitos medios (véase la parva lista aquí): que Hamás acababa de aprobar en Gaza una nueva ley penal conforme a la sharía, con la crucifixión entre sus sanciones. La agencia Ansa lo contaba así:

HAMAS PROPONE LEY PENAL CON CRUCIFIXION
El Cairo, 24 (ANSA) - La crucifixión, junto con la pena de muerte, la flagelación y el corte de las manos, se encuentra entre las penas previstas por una nueva propuesta de ley penal aprobada por diputados del consejo legislativo palestino, controlado en su mayoría por integristas de Hamas. Lo informa el diario panárabe Al Hayat, que define la ley como "sin precedentes" y precisa que suscita críticas y temores de las organizaciones para los derechos humanos. Sólo tres diputados votaron contra la ley, compuesta por 214 artículos, que deberá ser ratificada luego por el presidente palestino Mahmud Abbas (Abu Mazen) para entrar en vigencia. Si no es ratificada en un mes, valdría el principio de silencio-consentimiento. Según observadores locales, las normas propuestas tienen precisamente el objetivo de poner a Abbas en una trampa: si se expresa para bloquearlas, de hecho reconocería al consejo legislativo palestino, a quien siempre negó validez jurídica. Pero si no se pronuncia, la ley entrará en vigencia suscitando todas las reservas ya previsibles. GAT 24/12/2008

A continuación damos traducido el artículo que al respecto se publicó el mismo día 24 en News Blaze:

HAMAS ESTABLECE LEYES ISLÁMICAS QUE INCLUYEN AMPUTACIÓN, CRUCIFIXIÓN Y AZOTES
Por Itamar Marcus y Barbara Crook

Miembros de Hamás del Consejo Legislativo Palestino de Gaza han aprobado una nueva ley "para la aplicación de sanciones coránicas", incluidos la amputación de manos, la crucifixión, los castigos corporales y la pena capital. Beber vino, poseerlo o producirlo se castiga con cuarenta latigazos, mientras que beberlo en público acarrea además tres meses de prisión. Varias medidas están dirigidas contra los rivales palestinos de Hamás, por ejemplo la que pretende atemorizar a negociadores ajenos a Hamás al sancionar con la pena capital a quienes "habiendo sido designados para negociar con un gobierno extranjero en relación con un asunto palestino negocien contra el interés de los palestinos".

Lo que sigue es la descripción que hoy se publica en el sitio web de Al-Arabiya:
http://www.alarabiya.net/articles/2008/12/24/62699.html

Titular: Hamás aprueba una ley sancionadora mediante azotes, amputación de manos, crucifixión y ejecución para aplicar la sharía islámica

Miembros del Consejo Legislativo Palestino pertenecientes a Hamás han aprobado, en su reunión de Gaza, una proposición de ley presentada por Hamás, que tiene mayoría en el Consejo Legislativo, cuyo objeto es "aplicar sanciones coránicas".
El diario Al-Hayat de Londres escribe, el 24 de diciembre de 2008, que se considera un paso sin precedentes que ha desatado críticas y preocupación en organizaciones pro derechos humanos de la Franja de Gaza, especialmente porque la ley prevé como castigos penales los azotes, la amputación de manos, la crucifixión y la pena de muerte... La ley habla de medidas legales "primarias y secundarias", y entre las primarias incluye "las leyes coránicas, la venganza de sangre, los azotes, la crucifixión y la ejecución...".
Subraya el texto: "Esas sanciones no podrán ser anuladas ni perdonadas ... salvo por la propia víctima". El artículo 59 de la ley establece que "será condenado a la pena capital el palestino que
intencionalmente realice cualquiera de estas acciones: esgrimir armas contra Palestina y en beneficio del enemigo durante la guerra; habiendo sido designado para negociar con un gobierno extranjero en relación con un asunto palestino, negociar contra el interés de los palestinos; ejecutar una acción hostil contra un país extranjero de forma que ponga en peligro a Palestina en la guerra o perjudique sus relaciones políticas; servir a un ejército extranjero en tiempo de guerra; aconsejar o ayudar a combatientes a enrolarse en ese ejército; debilitar el espíritu o la fuerza de resistencia de la población, o espiar contra Palestina, especialmente en la guerra".
La flagelación aparece como castigo en muchos artículos de la ley. El artículo 84 dice así: "Todo el que beba vino, lo posea o lo produzca será castigado con cuarenta azotes si es musulmán; y todo el que beba vino o enoje [con el vino] a otro o le cause molestia por beber en lugar público, o acuda a lugar público estando bebido, será sancionado con no menos de cuarenta azotes y prisión por un mínimo de tres meses." [Al-Arabiya, 24 de diciembre de 2008]

.

Etiquetas: , ,

2008/12/23

Navidad, la humildad del que nos hizo



Ahora comprendo, y me llena de profunda alegría, que el humillarse de mi origen para salir a mi encuentro no es un acto de su conmiseración, sino un rayo de su gloria. ¡Porque mi origen me ama! Rebajarse hasta mí es la ley de su naturaleza más íntima, es su corazón divino. Dios no se humilla porque nosotros seamos pecadores; más bien habría que decir que si podemos pecar es porque Dios es humilde.

Luciano Mazzocchi, Il Vangelo secondo Giovanni e lo zen, Bolonia, EDB, 1999, p. 224.

Etiquetas:

2008/12/19

Más Martinito en Scribd



Hemos puesto algunos documentos más de nuestro archivo en Scribd, donde se pueden leer y descargar en formato pdf.

Son éstos:

El caso Redeker, que reúne las cuatro entradas que en su día dedicamos a la persecución de Robert Redeker en Francia;

La enseñanza del islamismo que patrocina el Estado español, y dos textos que iluminan la mentalidad del yihadista:

Lo que piensa un yihadista británico

y Matar para no ir al infierno.

Continuará.

.

Etiquetas:

2008/12/15

El islam en la Enciclopedia Católica de 1913

La vieja Catholic Encyclopedia de 1913 se puede leer en Internet, en su versión original inglesa; también en una traducción al español que todavía es incompleta. A la vista de los últimos acontecimientos, tiene interés recoger lo que aquella monumental obra de consulta decía acerca del islam, no vaya a ser que cualquier día de éstos alguien decida censurarlo o reescribirlo: ya en uno de los sitios donde se puede consultar en inglés, New Advent, se ha antepuesto al artículo “Mohammed and Mohammedanism” una advertencia previa que se podría traducir así: “Como complemento de este artículo, tomado de la Enciclopedia Católica de 1910 [sic], New Advent recomienda una lectura piadosa [prayerful] de [la Declaración] “Nostra Aetate” del Concilio Vaticano Segundo”.

En ese artículo, la Catholic Encyclopedia decía, por ejemplo (traducción española):

De cualquier forma, admitiendo toda licencia en la exageración, la vida de Mahoma y sus acciones le muestran como un hombre de valor intrépido, gran estratega, elevado patriotismo, compasivo por naturaleza y pronto al perdón. Y sin embargo, no tuvo piedad en su trato con los judíos, una vez que hubo abandonado toda esperanza de que se sometieran. Aprobó el asesinato, si ello servía a su causa; por muy bárbaros o traicioneros que fueran los medios utilizados, a sus ojos el fin justificaba su utilización; y en más de una ocasión no sólo aprobó sino que también instigó el crimen. [...]

Según Sir William Muir, Marcus Dods y otros estudiosos, Mahoma fue sincero al principio, pero más tarde, exaltado por su éxito, practicó el engaño en cuanto le ayudara a obtener sus fines. Koelle “encuentra la clave para el primer periodo de la vida de Mahoma en Khadija, su primera esposa”, después de cuya muerte él se convirtió en presa de todas sus malvadas pasiones. Sprenger atribuye las pretendidas revelaciones a ataques epilépticos, o a “un paroxismo de locura cataléptica”. El mismo Zwemer pasa a criticar la vida de Mahoma tomando como referencia las normas, en primer lugar, del Antiguo y Nuevo Testamento, ambos reconocidos por Mahoma como revelación divina; en segundo, por la moralidad pagana de sus compatriotas árabes, y en último lugar, según la nueva ley de la que él se presentaba como “el intercesor y guardián escogido por Dios”. Según este autor, el profeta fue desleal incluso con respecto a las tradiciones éticas de los bandidos idólatras entre los que vivía, y violó grandemente la fácil moralidad sexual de su propio sistema. [...]

El amor fraternal en el islam se limita a los musulmanes.

Y acababa diciendo (hemos corregido la traducción defectuosa de la última frase):

En materia política, el Islam es un sistema de despotismo dentro de las fronteras y de agresión más allá de las mismas. El Profeta ordenó una sumisión absoluta al imán. En ningún caso se podía levantar la espada contra él. Los derechos de los no-musulmanes son del tipo más indefinido y limitado y la guerra de religión es un deber sagrado cuando se da la oportunidad del éxito contra el “infiel”. Las persecuciones mahometanas de la Edad Media y Moderna, especialmente las turcas, tanto de judíos como de cristianos son quizá la mejor ilustración de este fanático espíritu religioso y político.

Aquí pueden verse y descargarse íntegras las versiones original y traducida de ese artículo de la Catholic Encyclopedia, que por supuesto se publicó con sus correspondientes Nihil Obstat e Imprimatur. ¿Qué ha cambiado en la islamología desde los tiempos de Pío X, para que lo que entonces se consideraba en Roma verdadero ahora presumiblemente se haya de considerar, en palabras recientes de Benedicto XVI, “prejuicios del pasado” e “imagen distorsionada del otro”? ¿Qué ha cambiado, para que la jerarquía católica haya podido estar equivocada acerca de los fundamentos del islam por espacio de trece siglos? Mysterium tremendum.
.

Etiquetas: ,

2008/12/12

Nos estrenamos en Scribd

Documents

Martinito nació con vocación documental, pero hasta ahora no hemos visto la manera de lograr que nuestros textos fueran fáciles de imprimir y guardar. Scribd resuelve el problema, y en el futuro nos permitirá también publicar textos más largos. De momento vamos a ir subiendo cosas de nuestro archivo en formato pdf, y hemos empezado por éstas:
La Carta Fundacional de Hamás,
El Programa de Hizbolá (1985),
Un tratado de paz en el islam, y el texto de Mark Durie
Isa, el Jesús musulmán.

Para bajar los textos -no para leerlos- es necesario darse de alta en el sistema, pero es fácil y gratuito. Lo único que se requiere es una dirección válida de correo electrónico y un nick.

¡Anímense!
.

Etiquetas:

2008/12/10

Los derechos humanos del islam que nos quieren vender

Al comenzar hace cuatro años este blog remitíamos a la traducción de la "Declaración de los Derechos Humanos en el Islam" realizada por Pedro Buendía y publicada en el sitio del GEES. Hoy se cumplen seis decenios de la proclamación, en 1948, de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Parece oportuno recomendar una vez más la lectura atenta de aquella declaración islámica, la llamada "Declaración de El Cairo" de 1990, no sólo por la circunstancia banal del aniversario, sino fundamentalmente por la luz que arroja sobre el camino de equívocos y renuncias que ha emprendido el Vaticano respecto al islam (enlaces en nuestra entrada anterior).

El lector interesado puede comparar los documentos y sacar sus conclusiones. Aquí queremos resaltar que el espíritu de la Declaración de El Cairo parece estar muy presente en la parte islámica del llamado "diálogo" islamo-católico. Se ha dicho que la inexistencia de una autoridad doctrinal central en el islam priva de representatividad efectiva a cualesquiera grupos de ulemas, ayatolás u otros clérigos musulmanes que decidan firmar declaraciones conjuntas nada menos que con la Curia Apostólica de Roma. Formalmente es así, pero la Declaración de El Cairo permite avanzar algo más en la cuestión.

La Declaración de El Cairo de 1990 fue aprobada, creemos que unánimemente, en una conferencia de ministros de asuntos exteriores de todos los países miembros, en aquella fecha, de la Organización de la Conferencia Islámica (OCI). Del sitio de la OCI se deduce que esos países eran Afganistán, Arabia Saudita, Argelia, Bahrain, Bangladesh, Benin, Brunei, Burkina-Faso, Camerún, Chad, Comores, Djibuti, Egipto, Gabón, Gambia, Guinea, Guinea-Bissau, Indonesia, Irán, Iraq, Jordania, Kuwait, Líbano, Libia, los Emiratos Árabes Unidos, Malasia, Maldivas, Mali, Marruecos, Mauritania, Níger, Nigeria, Omán, Pakistán, Palestina, Qatar, Senegal, Sierra Leona, Siria, Somalia, Sudán, Túnez, Turquía, Uganda y el Yemen.

Es decir, que todos esos países, entre los que se encuentran unos cuantos reputadamente "moderados", suscribieron una declaración de derechos humanos que, en claro desafío a la Declaración Universal de la ONU, supedita el reconocimiento de los derechos humanos y su ejercicio a una ley de carácter religioso, la sharía.

La Declaración de El Cairo sigue vigente. No sólo se recoge tal cual en el sitio de la OCI, sino que hace sólo unos meses, en marzo de 2008, fue denunciada ante la ONU por la International Humanist and Ethical Union, como puede verse aquí.

Pues bien, todo indica que ese posicionamiento de negación encubierta de los derechos humanos no es ajeno a la mayoría de los interlocutores del Vaticano en su "diálogo". En el encabezamiento de la declaración conjunta del pasado 6 de noviembre se afirma que el Foro Católico-Musulmán está formado por el Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso y "una delegación" de los 138 musulmanes firmantes de la carta abierta "A Common Word". La lista de esos 138 firmantes puede consultarse aquí. Con el número 54 figura nada menos que el secretario general de la Organización de la Conferencia Islámica, Ekmeleddin Ihsanoglu. Es fácil comprobar que otros noventa y dos de los firmantes proceden de países que suscribieron la Declaración de El Cairo, países donde la inmensa mayoría de ellos han desempeñado o desempeñan destacadas posiciones políticas, académicas o religiosas.

Dicho en otras palabras, el "diálogo" emprendido por el Vaticano se ha establecido con un panel internacional de autoridades musulmanas que al menos en un 67 por ciento de sus integrantes sostiene, según todos los indicios, esa estafa llamada "Declaración de los Derechos Humanos en el Islam".

Conviene añadir que en un sitio asociado al de "A Common Word" se comprueba el relevante papel religioso concedido a las "jefaturas políticas y temporales del mundo islámico" reunidas en la Organización de la Conferencia Islámica en cuanto a la aprobación del "Mensaje de Ammán" sobre qué deba considerarse hoy el islam auténtico. Véase el interesantísimo documento aquí.

En 1997 el cardenal Arinze, sin duda uno de los responsables de haber embarcado a la Iglesia de Roma en este llamado "diálogo" con el islam, declaraba públicamente que uno de los obstáculos a una mejora de las relaciones entre cristianos y musulmanes en el siglo XXI eran las diferencias en el reconocimiento de los derechos humanos, haciendo mención explícita de la resistencia "de algunos países de mayoría musulmana" a admitir la Declaración de 1948. Curiosamente, no nombraba la Declaración del Cairo, sino la anterior (también islámica) de París de 1981, donde se reconocía vagamente la libertad religiosa. (Buendía traduce el artículo 10 de la de El Cairo así: "El Islam es la religión indiscutible. No es lícito ejercer ningún tipo de coerción sobre el ser humano, ni aprovecharse de su pobreza o ignorancia, para llevarle a cambiar su religión por otra distinta, o al ateísmo." Versión en inglés del sitio de la OCI: "Islam is the religion of unspoiled nature. It is prohibited to exercise any form of compulsion on man or to exploit his poverty or ignorance in order to convert him to another religion or to atheism.") Por lo visto, lo que preocupaba a Arinze en 1997 ya no preocupa a nadie en 2008, pues en el reciente Foro Islamo-Católico la cuestión de la definición de los derechos humanos no se ha tocado. En general, se ha preferido hablar de "dignidad" de la persona humana, un término resonante y cómodo mientras no se defina tampoco.

Entretanto, la Declaración de El Cairo sigue en pie. Recordemos lo que dice su artículo 22:

a) Todo ser humano tiene derecho a la libertad de expresión, siempre y cuando no contradiga los principios de la Sharía.

b) Todo ser humano tiene derecho a prescribir el bien, y a imponer lo correcto y prohibir lo censurable, tal y como dispone la Sharía Islámica.

c) La información es una necesidad vital de la sociedad. Se prohíbe hacer un uso tendencioso de ella o manipularla, o que ésta se oponga a los valores sagrados [del Islam] o a la dignidad de los Profetas. Tampoco podrá practicarse nada cuyo objeto sea la trasgresión de los valores, la disolución de las costumbres, la corrupción, el mal o la convulsión de la fe.

d) No está permitido incitar al odio nacionalista o sectario, o cualquier otra cosa que conduzca a la discriminación racial en cualquiera de sus formas.


¡Dios nos tenga de su mano!
.

Etiquetas: , ,

2008/12/02

Alá en Roma, Alá en Bombay



¿Es bueno tener religión? ¿Son buenas las religiones? ¿Es mejor un creyente que un agnóstico? ¿Se es mejor persona por creer en un dios? ¿O en muchos dioses? ¿O en ninguno?

Evidentemente, la respuesta a esas preguntas no puede ser “Sí”. La respuesta a las cuatro últimas tiene que ser “No”. La respuesta a las dos primeras sólo puede ser “Depende”.

Los terroristas de Bombay tenían órdenes, según el único capturado vivo, de “matar hasta caer muertos”. Es lo que han hecho y ellos sabían por qué lo hacían. El islam es una religión política desde sus inicios y violenta desde sus inicios; pero es una religión, malgré tout. El terrorismo islamista responde a motivaciones religiosas. Los muyaidines esperan el paraíso inmediato, con sus huríes y todo lo demás. La yihad es un deber sagrado.

Nunca sabremos cuántos de los rehenes que tomaron en Bombay han sido ejecutados a sangre fría; parece que bastantes. El Times of India publicó el otro día una historia muy ilustrativa, la de una pareja turca a la que los terroristas respetaron la vida por ser musulmanes. Seyfi Muezzinoglu y su esposa Meltem pasaron la primera noche del asalto al hotel Oberoi encerrados en una habitación con otras tres mujeres extranjeras, bajo la vigilancia de dos terroristas armados de ametralladoras. Traducción literal: “Pidieron a todos los rehenes que revelaran su religión. Cuando los Muezzinoglu se declararon musulmanes, sus secuestradores les dijeron que no sufrirían daño. A las otras tres mujeres caucasianas las sacaron de la habitación al día siguiente, y los terroristas comunicaron a los Muezzinoglu que las habían matado”.

La prensa, nuestra prensa, de la matanza de Bombay sólo parece retener los dimes y diretes sobre Esperanza Aguirre. Después, muy en segundo término, la implicación de Pakistán y si la India va a hacer algo al respecto. Pero, señores, esto es la yihad. ¿No les interesa?

Aquí ya hemos dicho que el terrorismo no es un deporte ni un entrenimiento sangriento. Es un medio para alcanzar unos fines, y tiene su lugar relativo en la escala de medios dirigidos a esos fines. En el caso del terrorismo islamista, si esos fines se alcanzaran de otra manera el terrorista no tendría razón de ser. Sería un devoto a secas.

El mes de noviembre se ha cerrado, luctuosamente, con las atrocidades de Bombay y se abrió, alborozadamente, con el Foro Católico-Musulmán reunido en el Vaticano bajo los auspicios del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso. No pretendemos establecer ninguna otra relación entre ambos hechos que la que hay: son dos aspectos, no exactamente antitéticos, de la ofensiva mundial del islam. Que por ahora no se puede decir que vaya flaqueando.

Tenemos que contentarnos con dar los enlaces a cuatro documentos que iluminan lo que está pasando en el terreno “pacífico”.

El discurso con el que Benedicto XVI clausuró el citado Foro se encuentra aquí en español.

La declaración conjunta que ha sustanciado los avances logrados en el Foro se encuentra aquí en su versión oficial en inglés, y aquí traducida al español.

Dos importantes declaraciones conjuntas previas de encuentros auspiciados por el mismo Pontificio Consejo, ambas de este año, se encuentran en inglés aquí y aquí.

Escandalosamente, del origen o comienzo de toda esta alucinante operación, esto es, la carta abierta con que una serie de ulemas respondieron al discurso de Ratisbona, y el posterior documento de “invitación al diálogo” por la parte musulmana titulado “A Common Word”, apenas se puede encontrar nada en español. “A Common Word”, rápidamente convertido de documento en campaña de captación, tiene su propio y obeso sitio en la web, aquí. Vale la pena observar que ni ellos han considerado necesario dar la versión íntegra en español, como en otras lenguas. Nos tienen “calaos”. Si las jerarquías vaticanas se dejan engañar –dejémoslo en eso-, si les parece de perlas cambiar el anuncio de la Buena Nueva por un simpático club de religiones -¿pero dónde están las otras?-, la jerarquía católica española irá detrás dócilmente, y la tropa católica española seguirá entretenida con lo del crucifijo en las aulas, por ejemplo.

Hay otros cristianos; y sobre todo, cristianos o no, hay gente con el sentido común en su sitio. El lector que se las apañe en inglés puede comprobarlo e informarse como debe en Answering Islam, y concretamente aquí.

.

Etiquetas: , ,

2008/11/25

Martinito en la Gran Crisis


Digámoslo de una vez: ¿por qué este blog apenas publica, o, como se dice en la jerga, apenas postea?

La respuesta fácil y mil veces repetida por blogueros igualmente exasperados es: Porque no hay tiempo. ¡Ciertamente! ¡Claro que no hay tiempo! ¡Por supuesto que no hay tiempo! Pero la respuesta buena es otra. La respuesta buena es: ¡Porque el bloguero se aburre! Inconfesable verdad.

¿Y por qué se aburre el bloguero? En el caso de Martinito, sobre todo por dos razones. Una es que la cuestión islamista, aparte de peligrosa y funesta, es intrínsecamente plúmbea. Otra es que la situación de España es ya tan desoladora que no apetece nada ir apostillando el día a día. Nuestra admiración para quienes perseveran.

Hablamos de la Gran Crisis para que no se confunda con la crisis económica, que es enorme y lo va a ser más, pero no es lo peor. Lo peor, la Gran Crisis, es la falta de vida, de interés, de inteligencia, de alegría, que llena nuestro espacio público y que poquito a poco nos intoxica y nos esmirria.

Así que Martinito va a hacer algunos cambios para no morirse de inanición. En primer lugar, una purga drástica para que el amable lector que quiera asomarse a los archivos no se tropiece con cosas que ya no vienen a cuento. Eso se llama soltar lastre. En segundo lugar, dar entrada a algo más de lo que nos gusta y nos divierte junto a lo que nos horroriza; porque, en definitiva, lo que nos horroriza sólo merece nuestra atención en la medida en que acogota, o amenaza acogotar, lo que nos gusta, lo que nos vale, lo que nos hace amable la vida y valiosa la existencia.

Eso se llama defensa activa.


(Pero antes habrá que hablar del Vaticano, mal que nos pese.)



Etiquetas:

2008/11/12

La ética de los partidos en España

¿Y para cuándo la insubordinación fiscal?



Etiquetas:

2008/11/11

El cerdo pesaroso a su San Martín

(Sobre un fondo de música celestial: Cumbre católico-musulmana en el Vaticano)


Querido santo, tú ya sabías que éste tu gorrino devoto no iba a dejar pasar tu fiesta sin salir de la clandestinidad para honrarte un año más. Salud, venerado patrono.

¡Qué antiguo eres, Martín! Tú siempre fuiste un santo muy antiguo, ¡soldado romano cuando Juliano el Apóstata fue nombrado emperador en Lutecia, ahora llamada París! Tu biógrafo y contemporáneo Sulpicio Severo sitúa tu muerte en el año 397, lo que significa que te libraste por cincuenta y ocho años de saber que Roma había caído a los bárbaros, y por mil cincuenta y seis años de saber que Constantinopla había caído a los turcos. Eres de la quinta de San Jerónimo y San Agustín.

Me tiene pesaroso que seas tan antiguo. Pero no en ese sentido. Es que de pronto has pasado a ser antiguo en sentido figurado y letal, antiguo como cuando se dice: “¡No me seas antiguo!”. Antiguo de anticuado, antiguo de superado, antiguo de antigualla. ¡Tú predicabas la Buena Nueva a los paganos! ¡Tú les bautizabas! Incluso (miedo me da decirlo) ¡destruías los viejos templos del paganismo!

Comienza entonces un episcopado de estilo lo bastante insólito para haber impresionado fuertemente a los contemporáneos. Sin desatender ninguno de sus deberes de obispo, Martín da prioridad a los pobres, a los pequeños, a los humildes. Son los presos a los que visita o cuya liberación se esfuerza por lograr. Son los enfermos a los que cura con numerosos milagros. Son, y esto es lo más revolucionario, la gente del campo, a quienes hasta entonces nadie se ha preocupado realmente por hacer llegar la Buena Nueva (hasta entonces el cristianismo en la Galia seguía siendo un fenómeno esencialmente urbano). El nuevo obispo –o más exactamente este obispo de un nuevo género- emprende, pues, vastas giras misioneras, no sólo predicando, sino asegurando sus conquistas mediante la fundación de innumerables iglesias y ermitas. Recorre la Turena y el Berry, pero también las regiones de Burdeos y París y el valle del Ródano. *

Como padre de monjes y como obispo de Tours, trabajó desde entonces incansablemente por la conversión de los infieles, sobre todo entre la población celta [...]. **

¿No te da vergüenza, Martín?

¿Que te habían hecho a ti los celtas (o galorromanos) para que te empeñaras en convertirlos?

Se cultivaba especialmente [entre los celtas] el orgullo personal y se estimulaba celosamente el nacional y racial. En el código de las relaciones entre los sexos se evitaba todo lo que pudiera interpretarse como grosero o licencioso, pero se toleraba el repudio de las mujeres, el divorcio por causas mínimas y las uniones temporales. ***

Esto del repudio, el divorcio y las uniones temporales me suena y no sé de qué. Pero da igual. Mira, Martín: tú tenías que haber dialogado con los paganos, tenías que haber reconocido que sus dioses eran el tuyo y haber dejado quietos sus templos, sus santuarios y sus piadosas costumbres; tenías que haber admitido que simples “diferencias teológicas” no debían enturbiar la alianza de civilizaciones.

Estoy pesaroso de haber elegido como patrono a un santo tan antiguo. ¡Convertir a los infieles! ¡Qué ocurrencia!


* Ces saints qui ont fait l'Europe, Sources Vives, París 1994, pp. 30-31.
** Historia de la Iglesia católica, I: Edad antigua, BAC, Madrid 1964, p. 441.
*** Cristo y las religiones de la tierra, II, BAC, Madrid 1961, pp. 244-245.

Etiquetas: ,

2008/05/29

Carme Chacón tiene trabajo

Carme Chacón tiene trabajo, a juzgar por lo que los analistas del propio Ministerio de Defensa acaban de publicar en el Panorama Estratégico 2007-2008 (curioso título para un panorama, mitad panorama hacia el pasado). Pero la ministra está de baja maternal, así que de las sombrías perspectivas que ahí se pintan se habrá de ocupar su sustituto Rubalcaba algún día de éstos en que no tenga nada mejor que hacer. Esperémoslo.

Tampoco es que sean amenazas para dos o tres meses, o sea que todavía puede llegar Chacón a aplicar sus dotes a defendernos como es debido del terrorismo islamista en nuestro propio suelo, más probable ahora, leemos, que antes del 11-M. Habla el experto Fernando Reinares: "Que Ayman al Zawahiri insista reiteradamente en la violenta recuperación de Al Andalus como parte de un nuevo califato panislámico, consiguiendo que su discurso impregne ya la narrativa de la nueva extensión magrebí de aquella estructura terrorista, equivale a convertirnos en blanco quasi permanente de los actores individuales y colectivos que forman las redes multinacionales del movimiento de la yihad global en su conjunto".

Cosa que ya sabíamos muchos, pero siempre es bueno que el ministerio de Defensa empiece a tomárselo en serio.

Pero es que además en la misma publicación oficial se reconoce que en Afganistán "se está en guerra permanente", justo donde creíamos que nuestras tropas habían ido a reparar acequias y repartir bocadillos; y que en el Líbano, donde también tenemos a unos cuantos compatriotas haciendo el Don Tancredo, no sería de extrañar una nueva ocupación siria ¡en 2008! Lean más detalles aquí y brincarán de alegría.

En fin, que la pacifista Chacón va a ser la revelación de la conciliación (de la vida laboral etc., eso que ahora mola tanto).
.

Etiquetas: , , ,

2008/05/23

Rodríguez Magda: El cuento de al-Andalus

Debemos a Rosa María Rodríguez Magda un libro imprescindible para conocer los orígenes de la nueva presencia de la ideología musulmana en nuestro suelo, La España convertida al islam (Barcelona, Áltera, 2006). Éste es el resumen que hace la propia autora de su reciente estudio sobre el cuento de al-Andalus:


INEXISTENTE AL-ANDALUS.
De cómo los intelectuales reinventan el Islam

Resumen por Rosa María Rodríguez Magda


Éste no es un libro histórico o sociológico, sino el esfuerzo por pensar una de las cuestiones más importantes de nuestro presente: Occidente y el islam, la identidad cultural y las consecuencias sociales y políticas que el enfrentamiento entre culturas produce.

Al-Andalus no se refiere ya a una determinada época histórica propia de especialistas, sino a un término de uso común, publicitado incluso como marca turística. Un término que oculta una visión cultural, política, ética, literaria, que responde a un pensamiento correcto y satisfecho. Una idealización que, por un lado, manipula la historia y, por otro, se convierte en la utopía con la que muchos pretenden reinventar un islamismo amable, y algunos otros inquietantemente radical. Inexistente pues, ese al-Andalus de hoy conforma tres tópicos: Primero, superioridad del periodo islámico frente a la tradición hispana, postulación de la deuda y la culpa de Occidente; segundo, modelo del diálogo de civilizaciones basado en una supuesta convivencia idílica de las tres culturas; tercero, territorio a recuperar para el terrorismo yihadista.

Dejando aparte la última perspectiva, ¿por qué se desea reescribir la historia?, ¿a qué obedece la recreación de un ideal que pretende ostentar todo el atractivo del exotismo más la utopía de una convivencia sin tacha? Sólo si desentrañamos cuáles son sus mecanismos ocultos podremos desvelar las trampas, avanzar en la comprensión de uno de los problemas más candentes de nuestro panorama internacional, el denominado “choque de civilizaciones”, o, desde una perspectiva contraria, “alianza de civilizaciones”, y que en el seno de la globalización nos enfrenta a los retos de la convivencia multicultural.

Al hablar de al-Andalus quiero dejar bien claro que no deseo ocuparme propiamente del islam, sino de la mitologización que desde Occidente se hace de éste, como contrapartida a su demonización, posturas ambas alejadas de un mesurado juicio.

El mito de al-Andalus se gesta en Occidente dentro de una bienintencionada propuesta conciliatoria. Fetiche para los conversos españoles, para intelectuales antiimperialistas, tópico literario, atracción para amantes del exotismo cercano, recurso para políticos faltos de imaginación, modelo del diálogo de civilizaciones.

Nos encontramos ante una idealización histórica falsaria pero conveniente desde muchas opciones diversas. Pretendido contrapunto de un Occidente imperialista y culpable, origen en su caída del comienzo de la perversa acción colonizadora europea, introduce de manera subrepticia la necesidad del pago de la deuda de Occidente con el tercer mundo. Penosamente, en el fondo, se está de alguna manera justificando la versión de los islamistas radicales, que sin el menor recato lo convierten en emblema de la yihad, reiteradamente reclamado por Al Qaeda.

Con la mitificación de al-Andalus, unos desean hacerse perdonar, otros revivir un pasado glorioso, algunos recuperar el dominio a través de la violencia. Motivaciones heteróclitas que, si no logramos situar en su justa medida, van creciendo como una bomba de relojería, cuyos estallidos, por desgracia, son cada vez más frecuentes.

El nuevo al-Andalus emerge como una utopía edulcorada, que alumbra toda una serie de nuevos mitos anejos, algunos de los cuales he querido analizar en este libro.

El primero de ellos, consecuente con la idealización histórica a la que me vengo refiriendo, es la errónea afirmación de que todo se lo debemos a los árabes, que gracias a ellos hemos conservado la filosofìa griega y su ciencia, que de otra forma se hubiera perdido, oponiendo un islam culto, científico y refinado a la ignorancia oscurantista cristiana. Así, no habría habido conquista de Hispania, sino jubilosa recepción de una cultura superior, por lo que la Reconquista se convierte en simple genocidio, comienzo de un execrable colonialismo. Esta es la génesis de un cierto autoodio europeo.

Otra de las afirmaciones es la defensa en el islam de los derechos humanos. Aseveración que queda desmontada cuando observamos algunas “lagunas” de las declaraciones islámicas de derechos del hombre. Si éstas no reflejan el verdadero espítitu del islam es una cuestión que los musulmanes deberán resolver, pero, en cualquier caso, no estamos hablando de ideales, sino de legislaciones actualmente vigentes y refrendadas por los regímenes islámicos, cuando no de un práctica que choca aún más brutalmente con los derechos humanos tal y como en Occidente se entienden, porque no creo que sea legítimo el extender el relativismo cultural hasta la tolerancia de lo intolerable.

Importancia simbólica capital a la hora de normalizar las relaciones entre los grupos humanos que pueblan el territorio europeo, especialmente en lo referente a la igualdad de los sexos, tiene el mostrar la incongruencia de presentar la utilización del velo islámico como una afirmación libre y personal, ocultando el verdadero significado de discriminación hacia la mujer que conlleva.

Finalmente me he querido detener en la consideración del terrorismo, y de los terroristas suicidas en concreto, como supuesto acto desesperado de los oprimidos frente al imperialismo americano y la mano negra del sionismo, visión ésta que, en el fondo, les otorga cierta legitimidad.

En el epílogo insinúo algunas líneas de lo que podría ser la valoracion de los actuales fenómenos migratorios, y en concreto de la inmigración musulmana en Europa, el reto de una integración igualitaria, y la responsabilidad de las tesis multiculturalistas en la génesis de una peligrosa guetificación que conduce a una sociedad enfrentada.

Se trata por consiguiente, y tal he deseado hacer en las páginas de este libro, de analizar y desmontar toda una serie de tópicos y afirmaciones que circulan sobre lo islámico, presentes en buena parte de una intelectualidad multicultural, que pretendiendo ser tolerante y antiimperialista, se vuelve cómplice incluso de lo que en el fondo no es sino un totalitarismo subversivo de los principios básicos de la democracia. Es radicalmente urgente desmontar esas falacias que comienzan a configurar el discurso dominante y “correcto”, para enfrentar con objetividad la situación actual del islam en Europa y la defensa de unos principios generales, en los que desde la Ilustración deseamos construir nuestra sociedad, sin sentirnos atrapados en chantajes y autoinculpaciones. Se trata de algo tan obvio como la defensa del derecho a la razón y la razón de los derechos.

Etiquetas:

2008/05/02

Madrid


¡Afortunados madrileños! Porque eran las calles que nos vieron nacer, porque entre la Plaza de Oriente y la Puerta del Sol empezamos a conocer el mundo, algunos supimos desde nuestro primer tiempo de saber algo, sin esfuerzo y sin estudio, sin discusión y sin jactancia, que ser madrileño era simple y sencillamente ser español; antes de saber nada de historia ya lo sabíamos, que Madrid había sido España echada a la calle, a aquellas calles donde éramos niños, frente a la gente armada, ajena, despótica y brutal.

¡Qué suerte! ¡Sentirse español sin más!

Pedro Velarde había nacido en Cantabria; Luis Daoíz, en Sevilla; Jacinto Ruiz, en Ceuta.

Héroes en Madrid, muertos en Madrid, por España. Como lo más natural del mundo.

Así era en nuestra tranquila mente preescolar, plaza del Dos de Mayo, paseo del Prado, y la corona de laurel que tal día como hoy veíamos renovar, pequeña ceremonia de unos pocos señores de uniforme con redoble de tambor, en el callejón de la Ternera, o sea a la vuelta, camino de la panadería.

¡Pero qué suerte!

Hoy, mañana radiante, hemos vuelto a la Puerta del Sol. Hemos vuelto a oír tambores y a ver uniformes, y coronas de laurel. Como siempre, los madrileños habíamos nacido en todas partes.

Y Borbones y Zapateros han tenido la delicadeza de no asomar y no estropearnos la fiesta.

¡QUÉ SUERTE!



Etiquetas:

2008/03/25

Magdi Allam, un valiente

Víctor Gago, en el artículo que hoy dedica en Libertad Digital a la sonora conversión de Magdi Allam, alude a "la incompatibilidad radical del islam con los valores humanistas y liberales que fundan la forma de vida occidental". Dice bien, pero se queda corto, en las dos dimensiones de tiempo y espacio: el islam ya era incompatible con "la forma de vida occidental" antes de que surgieran lo que llamamos humanismo y liberalismo, y la historia de España y de Europa así lo refleja, si hemos de dar un mínimo crédito a la inteligencia de nuestros antepasados a lo largo de catorce siglos; y no sólo se ha demostrado incompatible con valores "occidentales", sino también "orientales", sean éstos hinduistas, budistas o confucianos.


La carta abierta de Allam en el Corriere della Sera es un documento de insólita valentía. No le hacía falta escribirla para ser reo de muerte a juicio de sus antiguos correligionarios: si la apostasía en el islam se considera un crimen capital es por su naturaleza de mal ejemplo o escándalo para la comunidad de los creyentes, y en ese sentido un bautismo en San Pedro de Roma es difícilmente superable. La valentía de la carta de Allam no está sólo en su condena del islam, sino en su denuncia de la cobardía de los cristianos frente al islam. Así de claro:

Sé bien a lo que me expongo, pero me enfrento a ello con la cabeza alta, con la espalda derecha y con la solidez interior del que tiene la certeza de la propia fe. Y lo haré aún más después del gesto histórico y valeroso del Papa, quien desde que conoció mi deseo, enseguida aceptó administrarme él mismo los sacramentos de la iniciación cristiana. Su Santidad ha lanzado un mensaje explícito y revolucionario a una Iglesia que hasta ahora ha sido demasiado prudente en la conversión de los musulmanes, absteniéndose de hacer proselitismo en los países de mayoría islámica y callando sobre la realidad de los convertidos en los países cristianos. Por miedo. Por el miedo de no poder ayudar a los convertidos, condenados a muerte por apostasía, y por el miedo de las represalias que podrían tener los cristianos que viven en los países islámicos. Benedicto XVI, con su testimonio, está diciendo que es necesario vencer el miedo y no tener ningún temor de afirmar la verdad sobre Jesús, también a los musulmanes.

¡Asombroso Allam! No parece sino que, decidido a ejercer la libertad profética de los hijos de Dios, le diera igual atraerse la inquina de muchos de sus nuevos compañeros en la fe proclamando ese secreto a voces que es la renuncia de la Iglesia -de la Iglesia Católica sobre todo, hay que decirlo- a evangelizar a los hermanos musulmanes. Por miedo.

Con el gesto de Allam se abren no pocos interrogantes. El más obvio es el de hasta qué punto el Vaticano, y el propio Benedicto XVI, están dispuestos a reconocer la justicia de esa denuncia y a actuar en consecuencia. Enorme cuestión donde las haya.

Pero hay otra de calibre no menor, y es la de la sostenibilidad de la libertad religiosa en nuestro propio suelo. Hasta la inmigración masiva de musulmanes a los Estados libres, la ausencia de libertad religiosa en la sociedad musulmana era sencillamente algo ubicado en otros territorios, que no nos atañía y no nos preocupaba. Craso error, porque sin esa libertad no es posible un verdadero avance de los países islámicos en lo político y en lo social, en su desarrollo y en la concordia entre sí y con el resto del mundo. Ese error sigue en pie; nuestros gobernantes, que no estadistas, no están para tales sutilezas. O mejor dicho, temen a los poderes islámicos y maldito lo que les importan las personas musulmanas. (¿A que suena raro? Personas musulmanas. Expresión poco usada.)

Ahora ya ni siquiera se trata de eso, sino de saber si nuestras libertades, en nuestros Estados soberanos, son inmunes a la presencia de comunidades que las niegan por principio; de ciudadanos a los que reconocemos el derecho de convivir con nosotros sin comulgar con nuestros derechos; de votantes y contribuyentes para los que amenazar o asesinar a un apóstata puede ser una obligación religiosa.

¿Qué vamos a hacer, en Italia o en Francia o en Noruega o en España, con los apóstatas del islam, conversos o simplemente incrédulos declarados? ¿Habilitaremos para ellos campos de concentración vigilados, cárceles de máxima seguridad? ¿Les obligaremos a callar y disimular? ¿O dejaremos que entre nosotros vaya creciendo una novedosa casta de parias sin derecho a existir? Los padres fundadores de la entidad Eurabia deberían tener alguna respuesta.


PD. Cuando escribimos lo anterior no podíamos imaginar que el gobierno de España fuera el primero en negar su protección al apóstata Allam. Véase el inteligente comentario del blog Cor ad cor loquitur, aquí.
.

Etiquetas: ,

2008/03/23

Pascua nueva


Las dos grandes fechas del calendario cristiano, la Navidad y la Pascua, hablan de vida: de empezar a vivir y volver a vivir.
Por puro azar que no hace al fondo de las cosas pero puede iluminarlo, este año una Pascua muy temprana coincide en España con la señal potente de la renovación de la vida, las hojas nuevas, las flores nuevas.
Pero este año, como todos, nuestra Semana Santa colectiva, pública y visible no acaba de hacerse Pascua, resurrección, nueva vida, más vida. En el punto donde se quedaron nuestras tradiciones, nuestro folclore y nuestra complacencia, no suele estar el Resucitado, aquél que comió y bebió con sus discípulos, aquél que les estaba esperando en la orilla con el fuego encendido, el pescado asado y el pan.

Morimos con los que mueren:
Vedlo, se van y nos vamos con ellos.
Nacemos con los muertos:
Vedlo, regresan y nos traen con ellos.


T. S. Eliot no era español, eso se ve.

Y, poco más allá:

No cesaremos de explorar
Y el fin de tanta exploración
Será llegar al lugar de donde salimos
Y conocerlo por primera vez.


¿Sería posible, todavía, aquí? Porque la pregunta no debe ser, de ningún modo debe ser, si se puede “ser cristiano” en España; la pregunta no es ésa, y por muchas razones de ayer y de hoy, por concordia o caridad entre otras, sería mejor no hacerla. La pregunta es si aún podemos descubrir la Resurrección los españoles, descubrir la Vida que nos abarca y nos hace vivir, descubrirla también allí donde una y otra vez se nos ha hecho creer que no estaba.

En el árbol que acaba de florecer sin decir nada, de un día al siguiente, nos ha venido la Pascua. Alegrémonos, demos gracias, seamos dignos. Probemos a dejar de odiarnos. Vivamos.
.

Etiquetas: ,

2008/03/10

Ganó el fraude, perdió el disimulo


Los resultados de las elecciones del domingo legitiman formalmente la demolición del sistema político que viene practicando el PSOE en el poder desde 2004, y que algunos califican hace tiempo de “creación de un nuevo régimen” aunque los perfiles del invento sigan siendo nebulosos e inimaginable su futuro. Es por la vía de los hechos y no de las proclamas definitorias como el PSOE hizo papel mojado la Constitución de 1978, y el voto de diez millones de electores acaba de refrendar ese alegre proyecto de cumplir la ley o vulnerarla según convenga, correlato de la novísima concepción de la democracia que incluye el derecho del gobernante a mentir con impunidad. Debe de ser uno de los derechos que Rodríguez se jacta de haber traído a la sociedad española.

Una vez más nos adelantamos a Europa, ya que no en los aburridos terrenos de la filosofía o la ciencia, sí en las emociones de la experimentación política. Aquí acabamos de decidir que la mendacidad comprobada de un presidente del Gobierno no es óbice para reelegirle por un nuevo mandato. Pelillos a la mar.

De las bases necesarias para que esto haya podido llegar a ocurrir habla hoy un recomendable artículo del GEES:

Desde que en marzo de 2004 Rodríguez Zapatero llegó al poder, su proyecto, más que de gobierno, ha sido de cambio de régimen político en España. Sobre ello se votaba este domingo, y sobre ello se han pronunciado los españoles. [...] debemos preguntarnos qué ocurre en España cuando sus ciudadanos refrendan la ruptura con la Constitución, el pacto con la ETA y el harakiri económico español.
¿Cómo es posible? El más grave problema político que padece España es la existencia una asimetría cultural anómala. Cuando la izquierda llega al poder lo hace con un proyecto ideológico profundo y penetrante. Impulsa hacia su lado la moral ciudadana con todos sus medios, y no escatima en métodos, legales o ilegales para ello. El proyecto de Zapatero, aun simplón y suicida para la nación, no deja de ser un proyecto de reforma profunda y total de la sociedad española. Zapatero es causa de muchos problemas, y más que lo será. Pero su figura es también consecuencia y fruto de una situación histórica de más alcance; la izquierda tiene el terreno social allanado para el ejercicio de la agitación, la propaganda y el aleccionamiento. A esto se ha dedicado estos cuatro años y a esto se va a dedicar a partir de ahora.
No ocurre lo mismo cuando lo hace la derecha. En nombre de la convivencia y la moderación, el PP nunca ha tocado temas que son fundamentales para formar a largo plazo la conciencia del votante [...]. Jamás ha ofrecido alternativa a los temas fundamentales [de] la izquierda [...] Durante años ha callado, y al callar ha otorgado. [...]
La derecha no ha perdido las elecciones en esta campaña; las ha perdido en los últimos treinta años, incluidos los ocho últimos en el Gobierno, cuando se gestionó y se administró bien, pero se olvidó hacer política, hacer pedagogía, educación y cultura política. Zapatero sólo ha continuado el proyecto social donde lo dejó González, porque nadie se ha preocupado de combatirlo.
Con esta deriva histórica de dejar hacer a la izquierda en sociedad y dedicarse sólo a la gestión, la derecha política española tendrá cada vez más difícil ganar las elecciones, y si lo hace, lo hará girando obligadamente a la izquierda. Si renuncia a proponer una cultura alternativa a la de la ideología socialista, o perderá elecciones o perderá el liberalismo. [...]

Y añadimos nosotros: el Partido Popular ha perdido estas elecciones a fuerza de querer disimular que lo que se ventilaba en ellas eran principios básicos de comportamiento, es decir, principios morales. Frente a la posición moral que una y otra vez ha sacado a la calle a millones de españoles en este cuatrienio, Mariano Rajoy se ha empecinado en repetir que lo que verdaderamente preocupa a los españoles es la subida de las hipotecas y el precio del pollo. Si no es lo único que le preocupa a él, ¿por qué hacernos de menos?

No es que haya que pedir peras al olmo ni guía espiritual al PP; no es exactamente que la derecha política española tenga ahora que pergeñar culturas alternativas. En términos más simples, es que solicita y recoge los votos de una parte de la población cuyas convicciones morales le espeluzna defender. Y esta vez más que nunca ha pretendido ganar de costadillo; frente a posiciones ideológicas con naturaleza de religión –la cultureta progre y su pacifismo, los credos nacionalistas–, haciendo como que sus votantes no creen en nada más allá de la conveniencia de que funcionen bien los transportes.

Razones para creer. ¿A un embustero? Pues sí. Ése lema era bueno.
.

Etiquetas:

2008/03/07

La farsa, el horror

Lo repetiremos una y mil veces: el terrorismo no es peligroso porque mate, sino porque degrada, envilece.

Pero si hoy, a menos de dos días de unas elecciones generales, un nuevo asesinato no ha conseguido que la mayoría de los partidos políticos representados en el Parlamento español y que aspiran a ser votados el próximo domingo se comprometan formalmente a no negociar políticamente con la ETA ni a revocar el "permiso" que otorgaron en mayo de 2005 para negociar con ella, la conclusión es evidente: PSOE, IU, CiU, etc., etc., no estiman que esa disposición renovada a pactar con quienes asesinan AHORA MISMO les vaya a restar votos.

¿Tendrán razón? ¿Será posible que hayamos caído tan bajo, tan deprisa?
.

Etiquetas:

2008/03/04

Educación, 9-M

Los candidatos Rajoy y Rodríguez parecen compartir, ya que no otras cosas, al menos una idea básica de lo que deben ser los contenidos fundamentales de la educación. Lástima que esa idea sea derrotista y miserable: “inglés y nuevas tecnologías”. ¿Qué querrán decir, tan brevemente, con eso de “nuevas tecnologías”? ¿Se estudian realmente las nuevas tecnologías? Más bien hay que suponer que R & R se refieran al mero uso de las nuevas tecnologías; porque las materias por cuyo estudio se accede a su comprensión y a su desarrollo se siguen llamando igual que antes: matemáticas, física, química, ingeniería.

¿Y para qué esa concentración en el inglés y las nuevas tecnologías? Para tener más dinero, colectiva y por ende individualmente; para que el país pueda competir mejor en el terreno económico. Desgraciadamente, a Rajoy se le escapó ayer con todas sus letras: “La economía por encima de cualquier otra consideración”.

Rajoy calcula, o sus asesores calculan y él lo hace suyo, que la masa de la población española es tan despreciable que recibirá más votos si enarbola ese lema.

Quizá sea así. Pero no lo vamos a saber, porque entre sus votantes habrá muchos que le voten a pesar de ese lema, a pesar de tanta cobardía, como un necesario mal menor.

Desgraciadamente también, en ocasión de rebatir la estupidez de que los malos resultados educativos de los jóvenes españoles se deban a un supuesto atraso secular de España, Rajoy nombró a Polonia y Lituania, pero no se atrevió a decir la verdad de que el bachillerato español de los años cuarenta y cincuenta era superior en altura y exigencia al de los setenta, y todos ellos incomparables con la bazofia actual.

Tampoco se atrevió a decir, por supuesto, que sustituir la instrucción en español por instrucción en catalán, vascuence o gallego es condenar a las nuevas generaciones a la incomunicación y la indigencia mental.

Entretanto, su oponente Rodríguez afirmaba, justo antes de desearnos la Buena Suerte de no verle elegido por segunda vez, el compromiso de “apoyar a los más débiles”. En la sociedad humana, los niños son mayoritariamente los más débiles. En una sociedad avanzada están exentos de trabajar para que puedan educarse. Pues bien, a los nuestros los vamos a educar en inglés y nuevas tecnologías traducidas al catalán o al vascuence; y si tampoco eso lo aprenden, el partido socialista no se lo tendrá en cuenta. Aprobado final para todos, que es la manera de acabar con el fracaso escolar. Como la manera de reducir el número de muertos en acciones terroristas es... lo que ya sabemos.

El balance de los gobiernos socialistas en materia educativa está a la vista desde hace mucho tiempo: analfabetismo funcional desde que la LOGSE empezó a rendir fruto, y adoctrinamiento perverso desde que los programas nacionales dieron paso a los programas nacionalistas.

Frente a esa catástrofe ya cumplida y comprobada, el candidato popular sólo se atreve a proponer una especie de formación profesional para empleado de agencias de viajes, igualmente respetuosa con la balcanización autonómica: inglés y uso del ordenador.

La educación no es nuestro principal problema para el futuro. Su ausencia, su falta, su desaparición, es ya la mayor de las heridas por las que España se desangra sin remedio. Si en España no se hubiera renunciado a educar, el nacionalismo venenoso no tendría las juveniles huestes que hoy patean en los recintos universitarios, of all places (miajilla de inglés, Mariano). Si en España no se hubiera renunciado a educar, iniciativas como la llamada Ley de Memoria Histórica habrían sido sencillamente inconcebibles. Pero ahora, ya eliminados del censo electoral quienes vivieron los desastres de los años treinta y provistos de voto los condenados a la más mostrenca ignorancia en las últimas décadas, no hay tergiversación, no hay falsedad, no hay demagogia que no tenga abierto y llano el camino.

Porque, ¡ay!, ni la gramática inglesa ni los manuales de informática pueden decir qué es o qué ha sido España, qué es libertad, qué es tiranía, qué es dignidad, qué es lo que vale y lo que no, qué es humano y qué es bestial, y hasta dónde podemos llegar cuesta arriba y cuesta abajo. Conocimientos que no suelen dar dinero, mas no por ello menos interesantes.

Por otra parte, también lejos de R & R hay vida. UPyD sí se ha atrevido a hablar claramente de la educación en su programa, y aun a pedir que el estado nacional recupere esa competencia que jamás debió ceder, entre otras cosas por algo tan simple como que una nación no puede subsistir con diecisiete sistemas educativos, o deseducativos. El programa de UPyD puede leerse aquí. Busquen el capítulo dedicado a la educación y verán que no todo está perdido. Aún.

Etiquetas: ,

2008/02/28

"Por la convivencia, por la libertad"

El manifiesto "Por la convivencia, por la libertad" está puesto y abierto a firmantes en este enlace.
.

Etiquetas:

2008/02/26

¿Debate? ¿Qué debate?

Habrá que achacar al partidismo extremo de la mayoría de nuestros comentaristas políticos que en todas partes se hagan comentarios al “debate”, al “crucial debate”, al “histórico debate” de ayer, cuando es obvio que ni hubo tal debate ni podía haberlo, dadas las ortopédicas condiciones pactadas por el presidente Rodríguez y el aspirante Rajoy para su común comparecencia en algo más parecido a un concurso televisivo que a ninguna clase de discusión, disputa o controversia. Nadie puede debatir nada si de antemano se ha convenido en suprimir el vaivén dialéctico y cambiar de tema cada siete minutos.

Lo alarmante es saber que el fraude de hacer pasar por debate lo que sólo podía ser una serie de recitaciones alternas había sido concienzudamente convenido por ambos participantes. Coinciden, pues, en que sus votantes no merecen más chicha o materia de reflexión que un repertorio selecto de intenciones y acusaciones que ya les habíamos oído muchas veces, unido a la consideración de los méritos o deméritos de sus respectivos peluqueros, sastres, maquilladores y dentistas; y coinciden, salvo que el segundo capítulo del sucedáneo nos dé una sorpresa de órdago, en que a ambos les conviene escamotear lo que de veras se juega el día 9.

Claro que si hubiera habido debate tendríamos ahora otro problema de valoración, ya que de uno de los contendientes ha quedado establecido que mentir le parece perfectamente lícito. Pero a un mentiroso confeso y contumaz, ¿a qué preguntarle qué piensa hacer? ¿Qué valor dar a lo que diga?

En ese sinsentido estamos. Aparentemente, muchos millones de españoles van a votar para la presidencia del gobierno a un mentiroso, sabiendo que lo es.

¿Ninguno de ellos tendrá treinta segundos para pararse a pensar lo que eso significa?
.

Etiquetas: