2007/11/27

Camino de Venezuela

La ofensiva contra las libertades en España va deprisa. Como siempre, lo que más preocupa al poder que aspira a ser total es la libertad de expresión. El enemigo del tirano no es el delincuente, no es el que roba ni el que mata, no es el que viola ni el que explota, no es el que extorsiona ni el que chantajea. El enemigo del tirano es el que dice lo que piensa.
Vieja es la intimidación, vieja la amenaza, vieja la censura. Con estas maldades viejas nos prometen construir la radiante España del futuro, y ya no sabríamos decir qué es más desolador, si el efecto pesadilla o el efecto dejà vu.
Hoy nos desayunábamos con la campaña contra Pío Moa, y a la hora de la merienda ya habíamos entrado en la lista de los países del mundo donde se censura Internet.
Lo siguiente es la última entrada que publicó hace dos días nuestro colega bloguero de Hasta los huevos, hoy amordazado al alimón por un juez de Barcelona y el Ministerio de Industria.

Domingo, noviembre 25, 2007

La lista

Es necesario remontarse al otoño de 2005 para comprender el origen de la polémica que estos días se ha desatado. En aquella época el país estaba inmerso en un agrio debate alrededor del Estatuto de Cataluña, donde los nacionalistas catalanes pretendían imponer la insolidaridad por ley, el intervencionismo como forma de gobierno, y el liberticidio como la nueva política catalana.
El país en general estaba polarizado entre detractores de dicho Estatut (prácticamente toda España, socialistas incluidos) y los que lo apoyaban, en la creencia de que con dicho Estatut “se alejaban definitivamente de España”, cuando realmente lo único que iban a conseguir era llenar de dinero los bolsillos de los corruptos políticos catalanes. La OPA de Gas Natural a Endesa era la guinda de un pastel que a todos los españoles se nos indigestó por entonces.
Fue entonces cuando el ínclito amante de jugo de Dionisos, Pascual Maragall, soltó una de sus memorables frases que pasarían a la posteridad: “Cataluña ha agotado su margen de generosidad con las Españas”.
¿Pero este tío qué se había creído? ¿Qué tipo de prepotencia le permitía hablar así y en base a qué? ¿Qué le hace pensar que puede ir de perdonavidas por la calle?
Esa frase fue la chispa que lo encendió todo. “Con que se os ha acabado el margen de generosidad con las Españas, ¿eh? Pues os vais a enterar. Vamos a ver quién es más generoso con quién”, pensé inmediatamente.
Esa misma tarde cuando salí de trabajar me fui, papel y boli en mano, a un Caprabo (irónico, ¿no?). Un compañero de trabajo hizo lo mismo en un Mercadona. Uno a uno fuimos apuntando cada producto en dos columnas: la primera, con los productos que tenían su sede social (en la etiqueta) en Cataluña (Barcelona y alrededores casi siempre). En la segunda, los productos con sede social fuera de Cataluña. Esa información estaba (y sigue estando) al alcance de todos.
Al día siguiente me pasó su listado, y esa tarde yo los fusioné y lo pasé todo a Excel. Además, me encargue de hacer una investigación de los lugares de fabricación de cada producto, buceando durante horas en Internet. Pretendía poder reunir la información de la forma más ajustada a la realidad, ya que aunque muchos productos tenían su sede social en Cataluña (y por lo tanto, todo el beneficio de su venta se quedaría allí tras la aprobación del Estatut) muchos se fabricaban fuera. Dando toda esta información la gente podría decidir si consumir el producto o no, o priorizar los productos sin alternativa que, aunque tuvieran su sede social en Cataluña, se fabricaran fuera.
Una vez reunidos todos los datos, añadí una información general sobre empresas catalanas que había en el foro de la extinta gruporisa.com. Esta información no la comprobé por Internet, craso error como veréis después.
Completé la hoja Excel, la pasé a PDF y la colgué en mi blog (por entonces era una web). Además, al día siguiente, tanto mi compañero como yo nos encargamos de distribuirla a toda nuestra lista de contactos por correo. Uno de mis amigos trabajaba por aquel entonces en Endesa (una de las principales afectadas por la ambición nacionalista) y allí es donde se disparó. La lista corrió como la pólvora de correo en correo, empezó a ser colgada en numerosos foros y páginas web, surgieron varias webs cuya única misión era colgar la lista, y aunque yo afirmé que no estaba incitando a ningún tipo de boicot, sino que simplemente informaba del origen de ciertos productos, estas webs sí llamaban a este boicot veladamente.
El caldo de cultivo creado por los nacionalistas con el insulto constante al resto de los españoles hizo el resto. La lista empezó a adornar las cocinas de numerosos hogares españoles, era distribuida en bares, tiendas y supermercados. A mí me llegó por correo de nuevo decenas de veces. Este “éxito” fue especialmente impactante en Murcia y la Comunidad Valenciana, dos de los principales afectados por el ansia expansionista del nacionalismo catalán, y por su insolidaridad acuosa.
Cuando vimos la que se había liado, empezamos a asustarnos un poco. De repente me llegaban correos de los departamentos de comunicación de diversas empresas que, aunque en su momento tenían su sede social en Cataluña, esto ya no era así, y que por favor los sacara de la lista. Este fue el error que cometí cuando añadí la información del foro de griporisa.com sin haberla comprobado. Y fue entonces cuando no me quedó más remedio que empezar a sacar distintas versiones de la misma, con la información corregida, y ampliada, porque también me llegaban correos con más productos que incluir.
Pronto los medios de comunicación empezaron a hacerse eco de la ya famosa “lista de productos catalanes y alternativas” además de otras iniciativas boicoteadoras, como el SMS “Esta Navidad a brindar con sidra El Gaitero, y el cava catalán que se lo beban Carod y Zapatero”. El Mundo sacó un especial sobre el boicot a los productos catalanes, e incluyó parte de la información de la misma (lo cual luego fue duramente criticado por Luis del Olmo). En vísperas de la campaña consumista más importante de todo el año, la Navidad, una palabra estaba en boca de todos los españoles: boicot.
Yo también pagué los efectos y empecé a morir de éxito. La web que antes tenía empezó a sufrir continuos ataques de denegación de servicio (DoS). Los “amigos de la libertad” (sic) no parecían haber digerido bien la reacción cívica de los españoles, y cargaron todas sus iras contra mí. Los ataques eran continuos, lo que me lleva a pensar que no se trataba de nazihackers aislados, sino que la cosa estaba orquestada a más alto nivel. El servidor no se recuperaba y tuve que cambiar. Pasé toda la web a otro servicio de hosting, pero seguía ocurriendo lo mismo. Yo no me podía costear un servidor dedicado, así que al tratarse de alojamientos compartidos, los servicios de alojamiento desactivaban mi web para que el resto de clientes compartiendo servidor no se vieran afectados. Finalmente mudé todo a Blogger. “A ver si pueden con Google”, pensé. Y con Google no pudieron.
Las navidades pasaron, y aunque desconozco el efecto sobre los productos, algo me dice que sí que tuvieron que sufrir pérdidas, ya que meses después tuve noticia de la demanda que la Cámara de Comercio catalana había puesto a diversas webs, entre otras la de stopnacionalismo.org y la mía. Además, las ventas de cava catalán sí que se vieron gravemente afectadas. La provocación nacionalista había hecho mella en la conciencia colectiva de los españoles. Por fin, los españolitos habían hecho algo a la vez, como reza la canción de Mecano.
¿Mi delito cual fue? Coger información que estaba al alcance de todos, reunirla y ponerla a disposición de todo aquel que la necesitara. No hice ni caso a la demanda, pensando que la misma sólo trataba de intimidar y conseguir que cerráramos las webs (en algunos casos lo consiguieron). Además, ¿de qué me iban a acusar? Era absurdo. Yo no había hecho absolutamente nada ilegal.
Ahora, dos años después, he vuelto a tener noticia de aquella demanda, y de los efectos que ha acarreado. Un juez de lo mercantil de algún juzgado barcelonés ha debido pensar que el hecho de que los españoles estén informados y elijan libremente los productos con los que llenar sus frigoríficos es algo intolerable, y ha ordenado el cierre del acceso a este blog y otras webs/blogs desde España. La absurdez de la situación roza el esperpento, máxime cuando el susodicho juez necesitaría algo más de “dos tardes” de lecciones en nuevas tecnologías.
Y la cosa no para ahí, porque el gobierno ha hecho caso raudo y veloz a la solicitud de medidas cautelares de dicho juez. Ya me gustaría a mí que se dieran tanta prisa con la orden del Supremo para que se cumpla la ley de banderas. O ya me gustaría que dicho juez hubiera lanzado las mismas medidas con las webs que, financiadas por la propia generalidad de Cataluña, sí promueven abiertamente el boicot. Pero siempre ha habido clases, y el tener de socios de gobierno a partidos nacional-socialistas se paga.
La víctima de toda esta historia ha sido sólo una: la libertad. En España llevamos camino de convertirnos en la “Venezuela de Europa”, y cada día damos un paso de gigante en esa dirección. El gobierno de Zapatero ha sido, es y será la mayor amenaza para la libertad de los españoles. Por lo tanto hay que ponerle fin. Otros cuatro años más de Z en el gobierno, y adelantaremos a Venezuela por la izquierda.
¡Ah! Y de nuevo la lista vuelve a decorar mi cocina.
Publicado por HLH en 6:36 PM


.

Etiquetas:

2007/11/13

Tiranos electos

Hugo Chávez presume de haber sido "electo tres veces": El Trielecto podría ser otro de sus apelativos. Si prospera su plan de reforma constitucional, pasará de trielecto a plurielecto o electo ad nauseam, electo perpetuo, pluscuamelecto.

Chávez no debutó con el voto, sin embargo, sino con aquel golpe de estado o rebelión armada que le falló en 1992, o, como él lo llamó, aquel "movimiento militar bolivariano".

Estamos oyendo demasiado en estos días los mantras de electo-elegido, democráticamente-democrático-democracia, como si el pasado y el presente no estuvieran repletos de tiranías apellidadas con ese sonsonete, y no pocas de ellas nacidas del voto popular. Será que parece ya un esfuerzo inmenso manejar conceptos como los de buen gobierno, equidad, bien común, y otros tantos que nuestros bisabuelos manejaban todavía con cierta soltura.

Al valiente que lo quiera intentar, le proponemos como sencillo punto de partida esta reflexión de nuestro Francisco de Vitoria:

Hay dos clases de tiranos: los que sin designación se levantan por reyes y toman una república que no es suya, y los que, siendo señores legítimos de la república, la gobiernan tiránicamente en provecho suyo y de los suyos, y no en utilidad, sino en daño de ella (qui est legitimus dominus suae reipublicae et regni, sed tyranice gubernat, et administrat illam ad utilitatem suam et suorum et non ad utilitatem ipsius reipublicae, sed ad pernitiem). (*)

Ad utilitatem suam et suorum... La envidiable claridad del siglo XVI.


* P. Francisco de Vitoria, Sentencias de doctrina internacional, Madrid, 1940, p. 29.
.

Etiquetas:

2007/11/11

A cada cerdo le llega

Pero algunos tenemos la suerte de que nos llegue no una vez, sino una vez al año San Martín.




¡La Web está llena de San Martín! Pruebe el lector a buscar en Google "San Martín de Tours", y verá qué avalancha...

En 2005 el Consejo de Europa nombró a San Martín "personaje europeo, símbolo del compartir", dos conceptos cuyo enlace da para muchas reflexiones. De ahí surgió el Centro Cultural Europeo San Martín de Tours, que apenas ha echado a andar pero bien merece visitas y apoyo (¡y traducción al español!).




Martín, nacido en Hungría, criado en Italia, bienhechor de Francia, ¿qué pensará de esta achacosa Europa? ¿Que el mendigo era mucho más realista? Quizá.

.

Etiquetas: ,

2007/11/10

¿Hasta dónde?

A ver quién se lo explica para que lo entiendan: uno, que delante del rey de España no se toleran insultos a España; y dos, que cuando el rey de España se levanta, el presidente del gobierno de España y su ministro de asuntos exteriores no se quedan sentados.

Gentuza.
.

Etiquetas: ,

2007/11/07

La güera sentencia del 11-M



Hasta en eso nos abochorna el personal. Cuando los españoles aprendíamos ortografía, había faltas y faltas: dudar entre la be y la uve, entre poner la hache o no ponerla, podía ser disculpable y sin duda era redimible; pero escribir agüelo o güevo tenía más bien algo de marca oprobiosa, como el uso de jolines o -nuevamente- cacagüés. ¡Quién nos iba a decir que en las cimas de la judicatura llegaría el día en que se escribiera de güeras argumentaciones!

Pues ahí está, en la güera sentencia, más de una vez, junto con ateniente y otras finuras.

Güera de verdad es la sentencia, pero hay que leerla, al menos para convencerse de que esto no es un mal sueño. Tampoco es tan larga como dicen. Sí que son casi 800 folios, pero muy ligeritos de letra, porque nuestros tribunales no están para ahorrar papel; y lo importante no llega a 350: lean los folios 4 a 15, 172 a 228, 423 a 485 y 500 a 708, y estarán en condiciones de responder al amigo extranjero que les pregunte.

Ahora bien, ¿qué contar del vacío? Cuando casi todo son omisiones, no es fácil extractar (¡ex-traer de donde no hay!). Aquí no hay ni esto ni lo otro, pasa el tiempo y va habiendo menos; ¡qué pena que el proceso de reducción no pueda perfeccionarse del todo con la evaporación final del 11-M, como se subliman algunas sustancias mal guardadas hasta desaparecer! ¡Qué manía la de algunos de seguir mirando al pasado! Desde hace una semana, el Vale ya se va haciendo atronador.

hay cosas en la sentencia. Cosas que nos hacen levitar. Apuntemos a un par de ellas. Otro día más.

Primera, el para qué. ¿Para qué se hizo la carnicería del 11 de marzo de 2004 en Madrid? La sentencia nos lo dice en sus folios 172 y 173, al comienzo de los "Hechos probados":

Sarhane Ben Abdelmajid Fakhet, Jamal Ahmidan, alias El Chino, Mohamed Oulad Akcha, Rachid Oulad Akcha, Abdennabi Kounjaa, Asrih Rifaat Anouar, Allekema Lamari y una octava persona que no ha sido identificada, junto con otras que se dirán, en la mañana del día 11 de marzo de 2004 colocaron, en cuatro trenes de la red de cercanías de Madrid, trece artilugios explosivos de iniciación eléctrica compuestos por dinamita plástica y detonador alimentados y temporizados por un teléfono celular o móvil.
Los nombrados, sobre las 21 horas del día 3 de abril de 2004, ante la inminencia de su detención por la policía, que les tenía cercados en la vivienda que ocupaban en la calle Martín Gaite núm. 40, piso 1º A, de Leganés, decidieron suicidarse detonando varias cargas de dinamita de la marca Goma 2 ECO que, además de causarles la muerte a ellos, mataron al subinspector del Grupo Especial de Operaciones del Cuerpo Nacional de Policía don Francisco Javier Torronteras.
Los ocho ocupantes del piso junto con los procesados Rabei Osman Al Sayed Ahmed, Hassan el Haski, Youseff Belhajd, Abdelmajid Bouchar, Jamal Zougam, Basel Ghalyoun, Otman el Gnaoui, Gnaout o Kanoui, Mohamed Larbi Ben Sellam, Rachif Aglif, Mohannad Almallah Dabas, Fouad el Morabit Anghar, Mohamed Bouharrat, Saed el Harrak y Hamed Ahmidan, son miembros de células o grupos terroristas de tipo yihadista que, por lo que ahora interesa, mediante el uso de la violencia en todas sus manifestaciones, pretenden derrocar los regímenes democráticos y eliminar la cultura de tradición cristiano-occidental sustituyéndolos por un Estado islámico bajo el imperio de la sharia o ley islámica en su interpretación más radical, extrema y minoritaria.

Y en el folio 626:

Hemos de partir de un hecho aceptado por todas las acusaciones y, en mayor o menor grado, por los procesados a quienes afecta:
Los acusados no españoles -incluidos varios de los que se suicidaron en Leganés- se dedicaban al tráfico de sustancias estupefacientes, falsificaciones de documentos y otros delitos con fines lucrativos. Y los españoles al tráfico de estupefacientes y de explosivos para obtener beneficio económico.
Ocurre que algunos de los que luego cometen los atentados aprovechan esa cierta estructura y vinculación delictiva previa entre ellos que sólo tenía como fin el lucro para, cometiendo actos terroristas, imponer su voluntad por la fuerza, lo que incluye, como fin último, instaurar un Estado islámico bajo el imperio de la sharia o ley islámica en su interpretación más radical, extrema y minoritaria.

Hoy mismo dicen que lo ha estilizado aún más el Fiscal General del Estado en sede parlamentaria:

"Si uno le pregunta a cualquier europeo por el terrorismo islamista, sabe que el por qué de los terroristas islamistas es atacar la sociedad occidental y España al estar en esa sociedad occidental era objetivo, no necesitamos profundizar más en por qué los islamistas nos atacan", aseguró Conde-Pumpido en el Congreso de los Diputados donde presentó ante los grupos la Memoria de la Fiscalía General del Estado del año 2006.

Ya está, vale ya. Levitemos ahora por otra cuestión, contenida en este sucinto apartado del folio 476 de la sentencia, que como modelo de prosa tampoco tiene par:

I. 2.9. Nulidad instada por la defensa de ZOUHIER por haberse desguazado los trenes privándole de la inspección ocular de ellos.
El motivo carece de contenido, la admisión por no exclusión expresa en el auto de señalamiento de una prueba imposible por inexistencia del objeto antes del dictado de la resolución no puede determinar nulidad alguna.
En todo caso, será en la valoración de la prueba donde se determine la trascendencia de la imposibilidad que ha tenido la parte de examinar los trenes que, como consta en el rollo de Sala, fueron desguazados el 13 de marzo de 2004, lo que se comunicó a la parte por providencia de 12 de junio de 2007.

La diligencia citada puede verse aquí. Datos de la empresa que hizo el desguace, aquí.

¿Quién dio la orden? No lo sabemos. ¿Hay rastro de ella en los primeros tomos del sumario, donde se recogen los mandatos y autorizaciones judiciales de esos días? No. Lo que ahí se acredita es que el día 12 aún aparecían restos humanos en los trenes. ¿Y lo que se dice sobre conservación de pruebas en la Ley de Enjuiciamiento Criminal? Bah. ¿Y ni siquiera se pudo esperar al lunes? Porque el 13 y el 14 eran sábado y domingo. Hombre..., ¡eso a los sindicatos!
.

Etiquetas: ,

2007/11/01

Más sobre la Regla de Oro


En los comienzos de este blog dedicamos una entrada a un artículo de Ali Sina sobre la Regla de Oro en el islam. No hace mucho recibimos el siguiente comentario:

"Saludos, lamentablemente su artículo La Regla de Oro no rige en el islam no tiene para dejar comentario. Quería señalar una supresión en la premisa, usas al sitio http://www.religioustolerance.org/reciproc.htm para obtener referencias de la ley de oro en otras religiones, pero te saltaste donde claramente expone que las enseñanzas del islam sí predican la ley de oro:
Islam: 'None of you [truly] believes until he wishes for his brother what he wishes for himself.'
Number 13 of Imam 'Al-Nawawi’s Forty Hadiths.'
Ojo, no soy musulmán. Mis mejores deseos, y suerte en tu búsqueda de la verdad.
NN."

Este amable lector, a quien deseamos la misma suerte, debió de escribirnos antes de leer la entrada completa, ya que, además de atribuirnos la autoría de lo que sólo es una traducción abreviada, nos señaló la supuesta omisión de algo que allí estaba, un hadiz que el propio Ali Sina cita y referencia en el mismo artículo. Pero su precipitación nos ha animado a volver sobre el asunto, y como es importante vamos a ampliarlo un poco.

No hay contradicción entre la existencia de ese hadiz y las palabras de Ali Sina o el título de nuestra entrada. La doctrina islámica afirma la fraternidad de los creyentes, esto es, de los musulmanes, no la de todos los hombres. Hermano de un musulmán es el musulmán, pero no el “infiel”, y en consecuencia el hadiz citado sólo alude a las relaciones entre musulmanes.
El artículo de Ali Sina procedía de un debate anterior donde comentaba el hadiz de al-Nawawi y su significado restrictivo, aquí (en inglés).

Andrew H. Plaks firma un examen breve pero ilustrativo de la Regla de Oro en la Encyclopedia of Religion de la editorial Macmillan [1]. Plaks, tras indicar su formulación más conocida dentro de la cultura occidental en los evangelios de Mateo (7, 12) y Lucas (6, 31), enumera otros textos que se suelen citar al respecto: de la tradición judía, el Pirke-Avot, el Talmud de Babilonia y varios libros apócrifos; de la cristiana, otros pasajes del Nuevo Testamento en Romanos, Gálatas y Hechos; del islam, la sura 83 del Corán, el hadiz citado de Al-Nawawi y un pasaje del místico sufí al-Arabi; de la antigüedad grecolatina, Platón en la República, Aristóteles en la Ética a Nicómaco e Isócrates; del hinduismo, el Mahabharata; del zoroastrismo, el Avesta; del budismo, el Dhammapada; del jainismo, varios sutras de los Agamas; las escrituras baha’i, y “paralelos llamativos” dentro del confucianismo, en las Analectas, el libro de Mencio y otros.

A propósito de esa gran difusión de la Regla de Oro leemos en otro autor: “La regla de oro, en una u otra versión, ocupa un lugar eminente en todas las religiones mayores y en la mayoría de las menores; ha sido enunciada por filósofos paganos antes y después de Cristo y por sofistas (Isócrates) y antisofistas (Aristóteles). No hay vestigios históricos que puedan explicarlo, y la teoría de la difusión histórica carece en este caso de valor explicativo. La aceptación casi universal de la regla de oro y su promulgación por personas de inteligencia considerable, aunque de mentalidades por lo demás divergentes, parece, pues, apoyar la tesis de que es una verdad ética fundamental” [2].

¿Se deduce de esto que la Regla de Oro significa lo mismo en todas partes? No. Ni mucho menos, según Plaks: "Muchas enunciaciones aparentemente paralelas sobre la moralidad humana elemental son sencillamente demasiado vagas o genéricas para una comparación detallada, mientras que otras pueden haber sido sacadas de sus contextos originales y esgrimidas como enseñanzas equivalentes por apologistas empeñados en defender la validez de éste o aquél sistema ético no occidental. Para evaluar debidamente la significación cultural y religiosa de las distintas formulaciones de la regla de oro, por tanto, es vital examinarlas desde la perspectiva de una serie de variables y cuestiones específicas:
"1. El lugar de esta enseñanza dentro de su contexto religioso o filosófico: ¿se limita a describir un modo de comportamiento encomiable, o está entronizada como el pilar central de todo un edificio moral?
"2. La defensa de este principio frente a las abundantes pruebas de su no observancia en la conducta humana: ¿se toma a priori como un principio inviolable del dogma revelado, o se propone como un consejo utilitario para la mejor regulación de la vida social? [...]
"4. Pretensiones de validez universal: ¿se considera que una versión de una cultura determinada constituye el enunciado de una verdad moral para todos los seres humanos y todos los tiempos, o se entiende como exclusivamente aplicable dentro de una particular comunidad religiosa o contexto sociohistórico? [...]"

Veamos a qué material habría que aplicar esos criterios dentro de la doctrina musulmana. De los tres enunciados que cita Plaks, lógicamente tendría prioridad el del Corán. Consultado el pasaje en la traducción española de Cortés, esto es lo que se lee:
“¡Ay de los defraudadores que, cuando piden a la gente la medida, la exigen exacta, pero que, cuando ellos miden o pesan para otros, dan menos de lo debido! ¿No cuentan con ser resucitados un día terrible, el día que comparezcan los hombres ante el Señor del universo?”.
La cita de al-Arabi no la tenemos. Nos sorprende, en cualquier caso, la alusión a un pasaje de un místico sufí como referencia para un postulado moral de este calibre. Podemos señalar que el Tratado del amor de al-Arabi habla exclusivamente del amor a Dios y del amor-pasión, no del amor al prójimo.
No queda, pues, sino volver sobre la interpretación del hadiz de al-Nawawi. Ya hemos dicho que el "hermano" que ahí se nombra no es cualquier ser humano, sino sólo el musulmán. Para confirmarlo consultamos ese utilísimo catecismo del islam estricto que es La Voie du musulman [3]. Allí, en el capítulo VI de la segunda parte, “Comportamiento para con el prójimo”, encontramos lo que buscamos: después de los apartados referentes al comportamiento debido hacia los padres (A) los hijos (B), entre hermanos (C), entre esposos (D), entre parientes (E) y hacia el vecino (F), llegamos a los apartados G, “Consideraciones y derechos que se deben al creyente” (pp. 119-127), y H, "Comportamiento para con los infieles" (pp. 127-130). Esto es lo que se lee (omitimos las citas del Corán y hadices con que se justifican los mandatos, salvo donde se verá):
"El musulmán está persuadido del respeto y los derechos que debe a su hermano creyente. Los acepta y los cumple por sumisión a su Señor, buscando su Gracia. Además, es Dios quien los ha prescrito. Cumplirlos es una acción piadosa.
"He aquí algunos de esos derechos:
"1. Cuando el musulmán se encuentra con su hermano creyente, saluda el primero, sin esperar a que el otro le dirija la palabra. [...]
"2. Cuando el musulmán estornuda y alaba a Dios, se le desea bien diciendo: "¡Dios te conceda su misericordia!" [...]
"3. Cuando el musulmán cae enfermo, su hermano le visita y pide a Dios su curación. [...]
"4. Cuando el musulmán muere, su hermano [Nota a pie de página: “Sentido religioso. Todos los musulmanes son hermanos.”] asiste a su entierro conforme a las prescripciones del Profeta [...]
"5. Debe satisfacer su súplica si no entraña hacer mal [...]
"6. Le da consejo si lo solicita [...]
"7. El musulmán desea para su hermano aquello que desea para sí mismo. El Profeta dijo:
"'Ninguno es verdaderamente creyente si no quiere para su hermano lo que quiere para sí y detesta para él lo que detesta para sí.' (Bujari y Muslim)
"'Los creyentes tienen amor, compasión y solicitud los unos para los otros. Son comparables al cuerpo vivo. Cuando uno de sus órganos se queja de un mal, todo el cuerpo responde con la fiebre y el insomnio.' (Bujari y Muslim)
"Dice también:
"'El creyente es para su semejante como una construcción cuyas partes se sostienen mutuamente.' (Bujari y Muslim)
"8. El musulmán socorre a su hermano y jamás le traiciona cuando tiene necesidad de ser sostenido. [...]
"9. El musulmán jamás hace mal a su hermano. [...]
"10. El musulmán se conduce con modestia ante a los demás, no quita el sitio a nadie para sentarse él. [...]
"11. El musulmán no debe negar la palabra a su hermano por más de tres días. [...]
"12. No debe hablar mal de él, ni despreciarle, ni denigrarle, ni burlarse de él, ni ponerle motes injuriosos. [...]
"13. El musulmán no tiene derecho a insultar injustamente a su hermano, muerto o vivo. [...]
"14. Tampoco le está permitido al musulmán envidiar a su hermano ni tener mala opinión de él, ni espiarle, ni odiarle. [...]
"15. El musulmán no debe engañar a su hermano ni inducirle a error.
"16. Tampoco le está permitido al musulmán traicionar ni mentir ni demorarse en pagar sus deudas a sus acreedores. [...]
"17. El musulmán se conduce así correctamente hacia su hermano, le presta servicio, no le hace mal, le saluda con buena cara, acepta sus dones y perdona sus errores.
"18. El musulmán respeta a su hermano de edad, muestra ternura hacia los jóvenes. [...]
"19. El musulmán repara él mismo los daños causados y se comporta con su hermano de la misma manera en que desea que los demás se comporten con él. [...]
"20. Debe perdonar a su hermano sus faltas, disimular sus flaquezas e imperfecciones, no poner el oído para escuchar las palabras que oculta. [...]
"21. Debe acudir en su ayuda si lo necesita, interceder por él si puede. [...]
"22. Si el musulmán viene a pedirnos limosna o protección en el nombre de Dios, debemos satisfacer su demanda. Si nos presta un servicio, debemos hacerle un regalo a cambio; si no podemos, rezamos por él."

Hasta aquí lo que se debe a los compañeros de religión. Respecto a los no musulmanes, he aquí cómo se les debe tratar según el siguiente apartado (H) "Comportamiento para con los infieles":
"El musulmán debe creer indiscutiblemente que todas las religiones son caducas, que sus adeptos son infieles, que el ISLAM es la única religión verdadera y que los musulmanes son los verdaderos creyentes.
"Dios lo expresa así:
"'¡La verdadera religión para Dios es el islam!' (3 – La familia de Imrán – 85)
"'El que busca una religión distinta del ISLAM debe saber que no se le aceptará. En el Más Allá estará en el número de los réprobos.' (3 – La familia de Imrán – 85)
"'Hoy vuestro culto ha llegado a su perfección, se os ha concedido la mayor gracia y me place que el Islam sea vuestra religión.' (5 – La mesa servida – 3)
"Estas justas afirmaciones divinas aseguran al musulmán que todas las religiones anteriores al Islam son caducas, que el Islam es la religión universal y que Dios no acepta otro culto ni otra legislación.
"De ello se desprende que el musulmán considera que todos aquellos que no profesan el ISLAM son impíos, y, por consiguiente, observa para con ellos las siguientes reglas:
"1. No aprueba su infidelidad, porque reconocer la herejía es herejía.
"2. El musulmán no ama a los infieles, porque Dios los detesta. El musulmán ama y detesta conforme a lo que Dios dispone.
"3. No le está permitido aliarse con ellos ni simpatizar con ellos. [...]
"4. No obstante, el musulmán debe conducirse equitativamente hacia ellos, hacerles bien si no están en estado de guerra contra él. [...]
"5. El musulmán debe compadecerse de los sufrimientos de los infieles como lo hace por el común de los mortales: alimentarlos si tienen hambre, darles de beber si tienen sed, cuidarlos si están enfermos, alejarlos del peligro y evitarles todo mal. [...]
"6. Si el infiel no está en estado de guerra contra los musulmanes, sus bienes, su sangre y su honor deben ser respetados. [...]
"7. Le está permitido al musulmán ofrecer un regalo a un infiel y aceptar el de éste, comer de su comida si es judío o cristiano (gentes del Libro). [...]
"8. Está prohibido a un infiel casarse con una musulmana. Esta prohibición es rotunda. Pero al musulmán le está permitido casarse con una judía o una cristiana. [...]
"9. Cuando un infiel estornuda y alaba a Dios, el musulmán le desea bien diciendo: “Dios te guíe hacia el buen camino y mejore tu situación”.
"Los judíos fingían estornudar en presencia del Profeta con la esperanza de oírle decir: “Dios te conceda su misericordia”. Pero él se limitaba a decir: “Dios te guíe hacia el buen camino y mejore tu situación”. [...]
"10. El musulmán no saluda el primero al infiel. Si éste le saluda, se limita a responder: “¡Igualmente!”. [...]
"11. En el camino, el musulmán no se muestra condescendiente con el infiel ni le cede el paso. [...]
"12. El musulmán debe tener su propia originalidad, no calcar al infiel cuando no sea necesario. Si el infiel se afeita la barba, el musulmán debe dejársela crecer; si luce grandes bigotes, debe recortárselos. Si el infiel no se tiñe la barba, el musulmán se la tiñe. Igualmente debe distinguirse de él por la indumentaria, por ejemplo el turbante y el fez."

Eso es todo.

En cuanto a los pasajes más pertinentes del cristianismo, "religión caduca" según el islam, y para los musulmanes superada por cosas como las que acabamos de ver, son éstos:

"Pero a vosotros que me escucháis os digo: Amad a vuestros enemigos y portaos bien con los que os odian. Bendecid a los que os maldicen y orad por los que os injurian. Si alguno te golpea en una mejilla, ofrécele también la otra. Si alguno quiere quitarte el manto, dale hasta la túnica. A quien te pida, dale, y a quien te quite algo tuyo, no se lo reclames. Portaos con los demás como queréis que los demás se porten con vosotros. Porque si solamente amáis a los que os aman, ¿cuál es vuestro mérito? ¡También los malos aman a los que les aman a ellos! Y si solamente os portáis bien con quienes se portan bien con vosotros, ¿cuál es vuestro mérito? ¡Eso también lo hacen los malos! Y si solamente prestáis a aquellos de quienes esperáis recibir algo a cambio, ¿cuál es vuestro mérito? ¡También los malos prestan a los malos con la esperanza de recibir de ellos otro tanto! Vosotros, por el contrario, amad a vuestros enemigos, portaos siempre bien y prestad sin esperar nada a cambio.De este modo tendréis una gran recompensa y seréis hijos del Dios altísimo, que es bondadoso incluso con los desagradecidos y los malos. Sed compasivos, como también vuestro Padre es compasivo." [4]

"Sabéis que se dijo: Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo. Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos y orad por los que os persiguen. Así seréis verdaderamente hijos de vuestro Padre que está en los cielos, pues él hace que el sol salga sobre malos y buenos y envía la lluvia sobre justos e injustos. Porque si solamente amáis a los que os aman, ¿qué recompensa podéis esperar? ¡Eso lo hacen también los publicanos! Y si saludáis solamente a vuestros compañeros, ¿qué hacéis de extraordinario? ¡Eso lo hacen también los paganos! Vosotros tenéis que ser perfectos, como es perfecto vuestro Padre que está en los cielos." [5]


[1] Encyclopedia of Religion, 2ª edición, Macmillan/Thomson Gale, Farmington Hills, 2005, s. v. “Golden Rule” (vol. VI, pp. 3630-3633).
[2]Marcus G. Singer en
Encyclopedia of Philosophy, 2ª edición, Macmillan/Thomson Gale, Farmington Hills, 2006, s.v. “Golden Rule” (vol. IV, pp. 144-147).
[3] Aboubaker Djaber Eldjazaïri,
La Voie du musulman, Maison d'Ennour, París, 2004, pp. 119-130.
[4] Lucas 6, 27-36.
Nuevo Testamento (La Biblia. Traducción interconfesional), BAC/Verbo Divino/Sociedades Bíblicas Unidas, Madrid, 1995, p. 175.
[5] Mateo 5, 43-48.
Ibidem, p. 22.

Etiquetas: , ,