2008/05/02

Madrid


¡Afortunados madrileños! Porque eran las calles que nos vieron nacer, porque entre la Plaza de Oriente y la Puerta del Sol empezamos a conocer el mundo, algunos supimos desde nuestro primer tiempo de saber algo, sin esfuerzo y sin estudio, sin discusión y sin jactancia, que ser madrileño era simple y sencillamente ser español; antes de saber nada de historia ya lo sabíamos, que Madrid había sido España echada a la calle, a aquellas calles donde éramos niños, frente a la gente armada, ajena, despótica y brutal.

¡Qué suerte! ¡Sentirse español sin más!

Pedro Velarde había nacido en Cantabria; Luis Daoíz, en Sevilla; Jacinto Ruiz, en Ceuta.

Héroes en Madrid, muertos en Madrid, por España. Como lo más natural del mundo.

Así era en nuestra tranquila mente preescolar, plaza del Dos de Mayo, paseo del Prado, y la corona de laurel que tal día como hoy veíamos renovar, pequeña ceremonia de unos pocos señores de uniforme con redoble de tambor, en el callejón de la Ternera, o sea a la vuelta, camino de la panadería.

¡Pero qué suerte!

Hoy, mañana radiante, hemos vuelto a la Puerta del Sol. Hemos vuelto a oír tambores y a ver uniformes, y coronas de laurel. Como siempre, los madrileños habíamos nacido en todas partes.

Y Borbones y Zapateros han tenido la delicadeza de no asomar y no estropearnos la fiesta.

¡QUÉ SUERTE!



Etiquetas:

1 Comments:

At 11:36 p. m., Blogger Así está Murcia said...

Bueno, en eso estamos igual, Borbones y políticos tampoco asomaron hace 200 años y fue España quien se levantó, fueron los españoles los que se convirtieron en héroes, y fueron quienes dieron grandeza a nuestra Nación.

¡Viva España!

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Ir a lo más reciente del blog