2006/12/23

Ahora sí que es Navidad



Están de suerte los cristianos cuando los poderes constituidos, grandes o pequeños, exteriorizan lo mucho que les molesta que se conmemore el nacimiento de Cristo; cuando destierran la palabra "Navidad", suprimen fiestas escolares, tiran belenes a la basura y dan la orden de fingir que el intercambio de regalos y el descorche de botellas se debe al entusiasmo general por la llegada del solsticio de invierno.

Estamos de suerte todos, porque siempre es bueno cambiar hipocresías por claridades; pero especialmente los cristianos, porque la hostilidad del poder es lo que mejor puede animarnos a reflexionar sobre lo que significa la Navidad, que es tanto como decir lo que significa ser cristiano; a reflexionar y quizá a descubrir, con gozo renovado o insospechado, la enorme fortuna de serlo. Lo dicen claramente los viejos y nuevos villancicos del sabio pueblo español, como ya hace quince siglos lo decía nuestro quizá compatriota Sedulio:

Desde el Oriente donde sale el sol
hasta los confines de Poniente,
cantemos a Cristo, nuestro rey,
que nació de la Virgen María.

El augusto Creador del universo
se vistió un cuerpo de esclavo;
quiso salvar a la carne con la carne,
por que no se perdieran sus criaturas.

Se ha dignado reposar sobre pajas,
en la pobreza de un pesebre.
Se ha nutrido con un poco de leche
el que alimenta al más pequeño de los pájaros.

El coro entero de los cielos está de fiesta,
y los angeles dan gloria a Dios;
a los pastores de Belén se aparece
el Pastor que hizo el universo.


La Navidad significa, conmemora, recuerda y hace presente lo más contrario que cabe imaginar al poder propio y ajeno. Es la humildad de aceptar que Dios sea humilde, y es la grandeza de poderle adorar con ternura.

¡Nada menos!

A todos, conformes y discrepantes, feliz Navidad.

Etiquetas:

5 Comments:

At 12:26 p. m., Blogger Martinito said...

Ya que Blogger no nos obedece, transcribimos aquí el comentario que en la entrada anterior, cuando era la última, quiso dejar nuestro amigo El amigo de Kierkegaard:

¡FELICES NAVIDADES!

Brindemos en estas fiestas por los valores y tradiciones que constituyen nuestra identidad.

¡Un abrazo, kierkegaardiano!

 
At 12:16 a. m., Anonymous Anónimo said...

Feliz Navidad un abrazo

 
At 12:17 a. m., Anonymous Anónimo said...

gracias por escribir

 
At 11:59 p. m., Blogger Monsieur de Sans-Foy said...

Durante siglos, en la cubierta de los barcos españoles, el amanecer ha sido saludado con estas palabras:

"Bendito sea el día que Dios nació,
la Virgen, que lo parió
y San Juan que lo bautizó"

Quizá no sea necesario atenerse para siempre a los viejos ritos, pero desde luego es peligroso arrojarse a otros nuevos sin saber bien qué es lo que somos y qué nos ha llevado a serlo...

No soy un hombre de fe, pero sí soy profundamente respetuoso con las creencias, las contradicciones y los sacrificios de quienes me han hecho un hombre de mi tiempo. Y especialmente con dos cosas:

El Cristianismo y la Revolución Francesa. En ese orden.

Ahí es nada.

Un abrazo, Martintxu, ta Urte Berri On!

 
At 8:09 p. m., Anonymous El amigo de Kierkegard said...

El siempre ameno y certero Aquilino Duque publica en su blog esta preciosa décima de Joaquín Caro:

Navidad. Epifanía
La mula y el buey recelan
viendo pájaros que vuelan
sin esperar al Mesías
(se callan José y María)
En este mundo amoral
fantasmón y fantasmal
no te fíes de los Reyes
de las mulas y los bueyes
Si no son los del Portal

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Ir a lo más reciente del blog